www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTRENO EN LA PRIMAVERA DE 2014

Paco León y Alexandra Jiménez, 'embarazados' en lo nuevo de Juana Macías

(Foto: Instagram Embarazados)
(Foto: Instagram Embarazados)
jueves 23 de octubre de 2014, 18:58h
Charlamos con los actores y la realizadora a tres días de arrancar el rodaje.
Desde el próximo lunes los actores Paco León y Alexandra Jiménez se dan cita con las filias y las fobias de una generación que se acerca a los cuarenta suspendida en un limbo entre lo natural y una construcción social cada vez más “marciana”. Los intérpretes arrancan el rodaje de la segunda película de la cineasta madrileña Juana Macías, Embarazados, una comedia romántica poco usual sobre los cambios en la relación de una pareja que, tras más de diez años juntos y cuando dan el paso de tener un hijo se dan cuenta de que es tarde: ella está entrando en la pre menopausia y él tiene los espermatozoides vagos.

“Hoy en día hay mil maneras de quedarte embarazado, hay un montón de opciones, pero implican ponerte en la tesitura de tomar decisiones muy importantes”, explica Jiménez en un encuentro con los medios. Ella es Alina, “una mujer con una vida muy sencilla y acomodada” que vive “un despertar”, según explica la actriz, a quien le fascinó el arco del personaje, el cambio que sufre “al entender que es ahora o nunca y ser consciente de que es la primera vez que tiene claro lo que quiere en la vida”. Dice tener la sensación de hacer “dos personajes en uno”.

Lo de Paco León es, según confiesa, “un reto”; porque Fran, su papel en Embarazados, es “un tío normal”. Como Alina, tiene claro que quiere ser padre, pero quizás no a toda costa. “Es un poquito más espeso que yo en tomar decisiones, pero es un tío de ahora con el que muchos hombres de mi edad se van a sentir identificados”, señala.

La identificación es, precisamente, tanto germen como objetivo de Embarazados, que bajo el manto de la comedia propone algunas reflexiones interesantes sobre la sociedad actual, el estatus de la mujer, la madurez y la toma de decisiones. La directora, también coguionista junto a su propia pareja y la de Paco León, explica que la idea de la película surge de su experiencia personal y de la realidad que vive a su alrededor, la de sus amigos y conocidos. “Esto surge de la realidad, de la desnaturalización del hecho de ser padres y de cómo en España es muy difícil, sobre todo para las mujeres, atreverse a tener un hijo por miedo a perder la trayectoria profesional o la estabilidad económica”, cuenta Macías. La directora de la buena acogida Planes para mañana propone un cambio: que sea la sociedad la que se adapte a estos procesos naturales y no al contrario. “Al final, la productividad es lo que prima por encima del sentido común, es una situación muy marciana la que estamos viviendo”.

Para Alexandra Jiménez, ese cambio es, “en parte, una responsabilidad de esta generación”, aunque dice sentir que están un poco “desajustados”.

“Por un lado, nuestra sociedad está haciendo que inevitablemente tengamos que alargar una etapa de trabajos inestables, en los que nadie te garantiza nada y que van retrasando el planteamiento de formar una familia; pero biológicamente somos lo que somos, así que tenemos dos fuerzas tirando de nosotros en sentidos contrarios y dejándonos en un limbo extraño”, interpreta la actriz. Jiménez reconoce que “esta peli te coloca en un lugar en el que, aunque no quieras, te planteas lo de la maternidad”, aunque asegura que no es algo que le “genere angustia por el momento”.

Sobre una realidad capaz de deprimir a cualquiera por encima de los treinta, Embarazados se presenta como una comedia políticamente incorrecta, algo para lo que Macías asegura haber tenido que tomar distancia. “Cuando uno vive una experiencia desde dentro es una cosa muy dramática, pero hay ciertas obsesiones y paranoias, ciertos surrealismos cotidianos que, si te distancias un poquito y te observas a ti mismo en ellos, te das cuentas de que da para una comedia”, explica la cineasta.

La paternidad moderna está marcada, según Paco León, por una “hiperresponsabilidad”. El actor, padre de una niña de cuatro años, opina que al elegir ser padres con más edad se es más consciente de la decisión. “De repente te obsesionas con la alimentación o con la educación, se viven con obsesión cosas que deberían ser más naturales y aparece la sofisticación o la sensación de que criar a un niño era más fácil antes, pero todo es fruto de nuestro tiempo”. En lo personal, León considera que la paternidad no le ha cambiado mucho, aunque sí percibe “cómo te abre un poco el espectro emocional, cómo quieres de una manera diferente y tienes unos miedos que antes no veías”. Para el también director, “es extraño cómo la capacidad que tiene el mundo de hacerte daño se multiplica por mucho cuando eres padre”. En cuanto a la conciliación, uno de los aspectos que más retrasan la maternidad hoy por hoy, el actor reconoce que su pareja se encarga más por su volumen de trabajo, pero que procura casa lo laboral con lo personal.

Aunque tanto Macías como el propio León ven un cambio en el tipo de papel al que el actor tiene acostumbrado al público, Embarazados no deja de ser una comedia. Aún así, el intérprete asegura no sentirse encasillado. “Soy cómico, me parece que la comedia es todo, me atrevería incluso a decir que el drama es un subgénero de la comedia y me siendo muy cómodo ahí”, dice. “Ya haré cosas más dramáticas cuando sea más viejo, pero no tengo ninguna prisa ni ninguna claustrofobia al respecto”.

León se considera actor por encima de todo, pero ya tiene en mente su próximo proyecto como director, un proyecto nada relacionado con sus anteriores películas del que poco puede desvelar, sólo que aún no tiene claro si será una película para el cine, una TV movie o incluso una mini serie para televisión, un medio que, dice, le encanta “por su velocidad y su ritmo”.

Por su parte, Jiménez sí espera poder hacer “un dramón”, después de haber testado el género en el debut de Silvia Abascal detrás de las cámaras, el cortometraje No digas nada. Con tres estrenos pendientes –Los miércoles no existen, de Peris Romano; Requisitos para ser una persona normal, ópera prima de Leticia Dolera; y Anacleto: agente secreto, de Javier Ruiz Caldera-, la actriz dice jugar sus cartas en cada momento. Este año confiesa haberse enfrentado a dos miedos importantes, presentar una gala (la de los Premios Feroz) y cantar en un rodaje, y ya se marca dos retos para el futuro: dirigir, una idea que la ha “obsesionado” de un tiempo a esta parte, pero para lo que prefiere formarse antes, y rodar una película en otro idioma.

Situación de la industria

Con el cierre del año a la vuelta de la esquina y algunos taquillazos recientes, León cree que “la comedia en particular y el cine español en general están viviendo un buen momento” y lo relaciona con un cambio de mentalidad en el sector. “Siempre se han hecho películas buenas, lo que pasa es que ahora la gente va al cine a verlas y creo que lo que ha cambiado es la manera de promocionar, ha empezado a haber conciencia de la importancia de la promoción”, opina.

Él mismo ha realizado arrolladoras y, sobre todo, novedosas campañas promocionales en sus dos películas como director, Carmina o Revienta y Carmina y Amén. “Es necesario en estos tiempos ingeniárselas un poco para encontrar nuevas maneras de comunicar, pensar que está todo hecho no vale”, considera, y extiende la necesidad de cambio también al peliagudo asunto de la distribución, Internet mediante. “Adaptarse a los nuevos tiempos implica investigar, buscar nuevas formas”, señala y, aunque reconoce que “hay sectores más conservadores”, cree que “en general” se está haciendo. “Hasta las salas, que puede ser la parte más reacia, se están abriendo a iniciativas como la fiesta del cine”, indica.

Preguntada por la situación actual del cine español, Macías lo define como “desconectado”. Por un lado, dice, "hay fenómenos excepcionales y muy buenos para la industria, pero por otra parte, hay cero apoyo institucional”, expone la cineasta, quien critica que “ni siquiera se sabe muy bien cuáles son los parámetros actuales para levantar proyectos porque se ha querido cambiar un modelo, el basado en subvenciones, pero no se ha dado una alternativa sólida en incentivos al cine”.

Embarazados se estrenará en la primavera de 2014.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios