www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

¿Devolverá Rajoy el golpe a Artur Mas?

domingo 09 de noviembre de 2014, 09:08h

Al final, como se veía venir, Rajoy, para no mancharse las manos, ha dejado que Artur Mas y sus secuaces celebren por todo lo alto un acto secesionista, que mina los cimientos del Estado de Derecho, que incumple la Constitución, que se burla del presidente del Gobierno y se chotea de todos los españoles, incluidos los muchos catalanes que rechazan la independencia. La blandenguería de Rajoy, el miedo a las algaradas de los secesionistas, el desprecio a la mayoría de los españoles, y en especial a sus votantes, pueden desarbolar aún más sus aspiraciones electorales.

Es verdad que el 9-N ha sido una farsa, sin garantías democráticas, sin censo, ilegal, sin valor político alguno, un simulacro. Una chapuza. La votación no es vinculante y, por lo tanto, Cataluña no puede declararse independiente. Y eso lo saben hasta los secesionistas más radicales. Pero también es verdad, que Artur Mas y sus secuaces se han salido con la suya: han instalado más de 1.300 colegios electorales en institutos y sedes de la propia Generalidad, con urnas y papeletas. Y los catalanes han podido votar. Una consulta alternativa; pero una consulta sobre la independencia. El Gobierno les ha dejado ganar la partida.

Con todo, si Rajoy quiere devolver el golpe, aún está a tiempo. Según la Constitución, en el supuesto de desobediencia extrema, el Gobierno, de común acuerdo con el Senado, podría activar la previsión incluida en el artículo 155 de la Carta Magna y asumir las competencias transferidas a Cataluña en materia de educación y de seguridad. Y también, cumpliendo con lo previsto por la ley, la Fiscalía podría acusar a Artur Mas de incurrir en delitos de prevaricación, malversación, desobediencia, uso fraudulento de datos personales e incluso sedición. Y, desde luego, el presidente de la Generalidad podría, y debería, ser inhabilitado en su función. Como poco.

Pero si Rajoy se va por la tangente y esquiva su responsabilidad como presidente del Gobierno, habrá cavado su tumba política. Porque Artur Mas le ha endiñado un golpe en el hígado y le ha dejado tambaleando y, de paso, ha permitido que la dignidad de España quede por los suelos. Toda una afrenta a la soberanía nacional. No tiene otro remedio el presidente del Gobierno que devolver el puñetazo. Y puede hacerlo, como a él le gusta, sin despeinarse. Solo tiene que aplicar la ley. Y está obligado a ello.

Pues se ha hartado de proclamar que la ley es igual para todos. Pero, de momento, no parece que así sea para Artur Mas, que ha desobedecido al Tribunal Constitucional, al Supremo, a la Abogacía del Estado y al propio Gobierno de la nación. Que se ha burlado del Estado de Derecho y de todos los españoles. Y que este mismo lunes, tiene previsto anunciar formalmente el resultado de las votaciones y es muy capaz de declarar unilateralmente la independencia. Tras ello, como declaró este sábado, Rajoy todavía espera que “recupere la cordura”. ¿Quién tiene que recuperar la cordura? ¿Ahora hay que sentarse a dialogar, a negociar? Eso sí que sería una farsa. ¿A negociar qué? ¿A dialogar de qué? ¿Y con quién?

En todo caso, Artur Mas debería ser imputado por desacato, prevaricación, desobediencia y abuso de poder y, por ende, inhabilitado como presidente de la Generalidad. Y, luego, ya se puede dialogar con el que le sustituya al frente de la Comunidad Autónoma. Con Mas no hay nada que hablar. Ya Rajoy lo intentó y hasta creyó haberle convencido. Un espejismo. Fue astutamente engañado. Con los delincuentes, además, no se habla; se les aplica la ley.

Si Rajoy no le devuelve el golpe a Artur Mas habrá incumplido sus obligaciones como presidente del Gobierno. Y, ahora sí que está contra las cuerdas. Él y toda España. Solo le queda un asalto.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(3)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.