www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENTREVISTA

José Coronado: "Creo que la sociedad está a un paso de pasar la página de Eta"

El actor estrena este viernes Fuego, un thriller en el que interpreta a un policía víctima de un atentado. Por Laura Crespo
José Coronado durante la presentación de 'Fuego' en Madrid (Efe)
Ampliar
José Coronado durante la presentación de 'Fuego' en Madrid (Efe)
José Coronado vuelve a demostrar en la gran pantalla que los personajes oscuros, con dobles (o triples) fondos y una moralidad tan cuestionable como innegablemente humana le vienen como anillo al dedo. Esta vez se pone a las órdenes del realizador bilbaíno Luis Marías en Fuego, un thriller que se estrena este viernes en salas y en el que comparte plano con la nominada al Goya Aída Folch (El artista y la modelo), el debutante Jaime Adalid y los intérpretes vascos Leyre Berrocal y Gorka Zufiaurre. Coronado se mete en la piel de Carlos, un policía víctima de un atentado de Eta en el que su mujer pierde la vida y su hija queda amputada de las dos piernas. La acción de la película, doce años después, desvela su plan de venganza y permite al actor hacer virguerías entre los recovecos de un personaje repleto de complejidades. “Como el doctor Jekyll y Mr. Hyde”, lo ha definido Coronado en la entrevista concedida a El Imparcial.


Pregunta:
En 2008, en la película Todos estamos invitados, interpretabas a un profesor amenazado por ETA. Ahora, seis años más tarde, a un policía víctima de un atentado de la banda terrorista. Con una situación política totalmente diferente, ¿cómo has sentido el proceso de una y otra película?

Respuesta: Con una diferencia brutal, está claro. La tensión que se respiraba en el País Vasco cuando yo rodé Todos estamos invitados no tiene nada que ver con la que no hay ahora mismo. Ni siquiera en Lekeitio, cuna abertzale por excelencia. En 2008, el conflicto todavía estaba muy, muy reciente; faltaban unos años para poder dar los pasos cualitativos que se dan en esta nueva película. Aquí se habla con el telón de Eta de fondo, pero con un punto de vista esperanzador y a un paso de poder pasar página, con todo el respeto hacia las víctimas que todavía tienen heridas abiertas. Esos son precisamente los personajes de Fuego, todos estos allegados de los protagonistas de la barbarie, madres, hermanos o hijos que todavía sufren esas heridas. Pero lo que es la sociedad en su conjunto, creo que está a un paso de pasar página. Y es muy sintomático que en el cine podamos contarlo. Cuando puedes hacer una película o escribir un libro sobre un asunto significa que el problema se está solucionando. Los americanos tardaron veinte años en hacerlo con Vietnam porque había que respetar, o los alemanes con la Segunda Guerra Mundial. Si estamos empezando a contar esto es porque el problema se está solucionando, gracias a Dios.

P: La película está rodada íntegramente en el País Vasco. ¿Qué ambiente has percibido allí?

R: Creo que la gente lo que quieres es vivir, como cualquier hijo de vecino, y no estar con miedo a lo que puedes pensar o vivir. Leyre Berrocal, la actriz que interpreta en la película a la mujer del etarra, ha vivido allí desde niña y contaba sus sensaciones de que antes todo estaba en manos de cuatro pistoleros que te metían miedo y te impedían ser persona, manifestarte, expresarte… te impedían ser libre.

"No entiendo cómo no ha habido más Carlos que hayan ido a cobrarse justicia"


P: Este año se ha estrenado Lasa y Zabala, sobre un acontecimiento histórico real y tratada más o menos de forma aséptica. Se ha presentado Negociador, de Borja Cobeaga, que es una comedia sobre las negociaciones con Eta. Y ahora Fuego, una historia ficticia sobre ese telón de fondo. ¿Crees que el poder acercarse al tema desde géneros y enfoques tan distintos es también un buen síntoma?

R: Sin duda alguna. Eso es precisamente lo que me gusta de Fuego, que lo primero que te plantea es un thriller de un vengador que ocurre en el País Vasco, pero también podría ser en las FARC en Colombia o en Israel. Es una peli de ficción, pero en la que además puedes juntar meriendas y al mismo tiempo que haces un thriller pones de manifiesto un tema que está en nuestras vidas desde que nacimos. Puedes enganchar al espectador desde los primeros minutos a la vez que le mandas mensajes, que le dices que el odio y la venganza no generan más que odio y venganza. Al espectador le planteas un “¿qué harías tú?” Personalmente, una de las cosas que me ha sorprendido y que me ha hecho reflexionar cuando he hecho la película es que no entiendo cómo no ha habido muchos más ‘Carlos’ que hayan ido a cobrarse justicia.

P: ¿Y a qué conclusión has llegado?

R: A que me ha congratulado con el ser humano, me he dado cuenta de que es bueno por naturaleza.

P: La venganza se ha presentado a menudo, en la literatura o el cine clásico, como un acto casi heroico, sobre todo cuando la justicia no resarce el daño causado…

R: Yo creo que no puede servir nunca, para nadie. No se soluciona el problema por ese camino. No sé cual será el mejor camino porque he tenido la suerte de no tener una desgracia así, pero desde luego con la venganza lo único que se consigue es seguir viviendo con la tristeza con la que vives, además de añadir un sentimiento de culpa porque te has convertido en otro monstruo como esos que te hicieron daño. Eso es lo que le pasa a mi personaje, que tiene una tormenta interna, una lucha tremenda entre su doctor Jekyll y su Mr. Hyde. Es un hombre que en su día fue feliz, un tipo normal, y que durante doce años ha ido alimentando un fuego y un sentimiento de venganza que han conseguido sacar el lado oscuro y el monstruo en el que se convierte. Él no sólo quiere ejecutar, sino que idea un plan absolutamente perverso. Hay momentos en los que le entiendes, pero cuando empiezas a ver al monstruo te das cuenta de que ese no es el camino.

P: En la película se retrata a los familiares de víctimas de Eta y de los propios etarras como víctimas del conflicto. ¿Crees que es un enfoque delicado?

R: Yo creo que Luis (Marías) ha contado la historia con una imparcialidad y una objetividad tremendas. Habrá descerebrados extremistas tanto de un lado como de otro a los que les parecerá mal. Pero creo que la gran masa social lo ve de una forma objetiva. Lo que es terrible es que haya gente que sufra por las locuras de unos pocos.

"Habrá descerebrados extremistas tanto de un lado como de otro a los que les parecerá mal"


P: Hay un momento, casi como un guiño, en el que tu personaje dice que para ser actor sólo hay que saber hablar, leer y expresarse. ¿Es tan fácil?

R: No, es muy difícil. Yo tardé diez años en empezar a considerarme actor. De hecho, creo que es un concepto que la gente tiene equivocado, como si se tratara de llegar a una marca y mentir. En realidad hay mucho más. Hay una universidad actoral en la que hay que prepararse de muy diferentes formas. Luego hay que sumarle además el azar de que te llegue la buena película, con el buen director que te dirija bien. No es tan fácil, no.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.