www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

A Pedro Sánchez le crece la coleta

domingo 30 de noviembre de 2014, 19:26h
Ante el escenario político que se avecina, Pedro Sánchez puede tener la llave para que España mantenga la estabilidad democrática, el respeto a la ley, a la Constitución, a la unidad de España, a la libertad. Y resulta evidente que no se ha enterado. Desconoce que se encuentra al frente de un gran partido, con una Historia centenaria, que al menos en los últimos 40 años ha defendido los valores de la democracia, de la Constitución, de la libertad; una pieza esencial para la estabilidad española. Y esa pieza está en manos de un novato despistado; por ser clemente. A estas alturas, todo su discurso político se basa todavía en agredir a Rajoy, sin darse cuenta de que Podemos le rebaña los votos de las urnas, no el PP. Ingenuo y torpe como poco.

En los más de cien días ya que lidera a los socialistas solo ha acertado al sonreír en la tele. Pero cada vez que abre la boca se avergüenza hasta su perro. En los asuntos más espinosos, pretende nadar entre dos aguas; y se ahoga. De la corrupción no ha aportado una sola propuesta concreta; se limita a acusar al PP, mientras la juez Alaya demuestra a diario los chanchullos de la Junta de Andalucía con los ERE y, esta misma semana, ha imputado al PSOE y a IU por llevarse comisiones fraudulentas cuando gobernaban el Ayuntamiento de Sevilla. De eso se olvida pero, eso sí, arremete con toda su energía contra Ana Mato, pese a que la exministra de Sanidad no ha sido siquiera imputada, mientras los anteriores presidentes socialistas de la Junta, entre otros muchos dirigentes de su partido en Andalucía y en toda España, sí lo han sido.

Tampoco acierta al enfocar el desafío soberanista catalán. Se enreda con el oscurantismo de la reforma federal; primero, rechaza acertadamente en el Congreso de los Diputados la consulta propuesta por la Generalidad y, luego, permite que los socialistas catalanes voten a favor de la consulta. La cuadratura del círculo. Y, tras criticar con exquisita suavidad a Artur Mas, dispara toda su artillería, de nuevo, contra Rajoy culpándole de no dialogar, de “no hacer política” y de “limitarse a aplicar la ley”. Como si se pudiera dialogar con un sordo o aplicar la ley fuera un delito. Otra torpeza.

Da la impresión de que improvisa. Se pierde en los vericuetos de la política. No acierta ni cuando rectifica. Y salvo el núcleo duro que le rodea, los socialistas se muestran aterrados de la deriva que sufre el partido. El PSOE se hunde en las encuestas, Podemos le está dejando sin espacio y sin votos y a Pedro Sánchez solo se le ocurre hacer bolos en las teles para demonizar a Rajoy. Cuando, por inaudito que a él le parezca, solo el PP puede salvar al PSOE. Y entre los dos, a España.

Aunque aún queda un año para las elecciones generales, si las encuestas que circulan estos días acertaran, el tablero político español saltaría por los aires. Y la única solución sensata para mantener el sistema democrático y la estabilidad debería pasar por una gran coalición entre el PP y el PSOE. Un pacto que nadie quiere ver. Rajoy porque todavía aspira a ganar y Pedro Sánchez porque se deja seducir por los cantos de sirena de Pablo Iglesias y parece ser más proclive a pactar con Podemos que con el PP. Como dice con tanto ingenio Cristina Cifuentes, “a Pedro Sánchez le crece la coleta”.

La insoportable levedad política de Pedro Sánchez puede llevar al PSOE a desintegrarse, facilitar a Pablo Iglesias la toma del Palacio de La Moncloa y destrozar la estabilidad y la democracia. Ya echamos de menos a Rubalcaba. Sería trágico echar de menos a Zapatero. El PSOE y, sobre todo, España se la juegan. Las elecciones municipales se convertirán, como siempre, en el tubo de ensayo de las generales. En seis meses se verá el camino que eligen los socialistas. Todo indica que se adentrarán por el que les llevará al precipicio. Y, si nadie lo remedia, se despeñarán ellos y arrastrarán al resto de los españoles.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.