www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

O HACEMOS LA REFORMA CONSTITUCIONAL DESDE DENTRO O NOS LA HARÁN REVOLUCIONARIAMENTE DESDE FUERA

jueves 04 de diciembre de 2014, 14:49h
.

En vísperas del aniversario de la Constitución, cada vez está más claro para una buena parte de los analistas políticos que es necesario reformar la Carta Magna. Una reforma se hace para conservar lo que se modifica no para destruirlo. De lo que se trata es de salvar el sistema de la Transición, que ha proporcionado a España largos años de libertad, de paz y de prosperidad.

36 años después está claro que o hacemos ordenadamente la reforma constitucional desde dentro o nos la harán revolucionariamente desde fuera. Abrir el melón de la reforma es peligroso pero más peligroso es no hacer nada. Las nuevas generaciones de 40 años hacia abajo están al 70% indiferentes al sistema, al 30% indignadas y casi al 100% asqueadas. Para incorporar la juventud al sistema es necesario reformar la Constitución y construir, desde la prudencia y la moderación, la España que quieren las generaciones jóvenes.

Mariano Rajoy no puede seguir empecinado en la inacción y la pasividad. Un estadista serio es el que trabaja para las próximas generaciones, no el que lo hace para las próximas elecciones.

Cerca de 40 años son muchos años. La Constitución necesita retoques, modificaciones, adecuación al tiempo que vivimos. Ya no estamos en la Edad Contemporánea sino en la Edad Digital. Y habrá que mirar con el ánimo despejado hacia el futuro si no queremos que el país se convierta, como la mujer de Lot, en estatua de sal.