www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY, WERT, LA MEZQUITA DE CÓRDOBA, LA JUNTA DE ANDALUCÍA

viernes 26 de diciembre de 2014, 14:38h
En su delirio anticristiano, la Junta de Andalucía quiere arrebatar a la Iglesia Católica la gestión...

En su delirio anticristiano, la Junta de Andalucía quiere arrebatar a la Iglesia Católica la gestión de la mezquita de Córdoba, tras medio milenio de eficaz administración del histórico edificio. El islamismo serio es un monumento de espiritualidad y sería un error argumentar con las atrocidades de los yihalistas y fundamentalistas. Sí está claro que la igualdad de género no existe en la doctrina coránica. Parece mentira que, con una mujer al frente de la Junta andaluza, puedan tomarse decisiones para favorecer a los que relegan a las féminas a un lugar irrelevante.

El anticlericanismo decimonónico vuelve por sus fueros. En todo este asunto de la mezquita de Córdoba brilla el cerrilismo y el sectarismo. La Junta no puede expropiar la mezquita de Córdoba por mucho que se escude en determinadas competencias. España dispone de un ministro de Educación que además es de Cultura. Dispone también de un presidente del Gobierno y de una organización judicial poderosa. Antes de que nos encontremos ante hechos consumados el presidente y el ministro tienen la obligación moral e histórica de defender el statu quo de la mezquita de Córdoba y en todo caso abrir una negociación para evitar el disparate que perpetra la Junta de Andalucía. La cogestión que se trata de imponer es un despropósito del Partido Comunista que cada día manda más en la Junta de Andalucía.

La mezquita-catedral de Córdoba fue seleccionada en las redes sociales como el “sitio de interés” más importante de Europa. En segundo lugar quedó la Basílica de San Pedro en Roma. La gestión de la mezquita-catedral por parte de la Iglesia Católica es tan eficaz que 1.500.000 personas la han visitado este año sin el menor incidente. El Partido Comunista, enmascarado en Izquierda Unida y en la Junta de Andalucía, quiere meter sus manos en la administración de la mezquita-catedral con grave injustica histórica y consecuencias que podrían terminar en la ruina del templo.