www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESDE ULTRAMAR

2015: año de México en el Reino Unido y viceversa

jueves 01 de enero de 2015, 19:30h
Inicia el año dual, y yo diría crucial, que es como se ha denominado a un magnífico encuentro entre México y el Reino Unido, puesto que 2015 será el año de México en el Reino Unido y del Reino Unido en México, una iniciativa de gran trascendencia que mucho celebramos. Ambos estados se han dedicado mutuamente al completo el año 2015 para promoverse en el otro país. Es una feliz iniciativa sin precedentes y con grandes augurios por delante, resaltando la magnífica relación prevaleciente entrambas naciones.

Se anunció desde hace meses con bombo y platillo y lo refrendó la visita oficial emprendida a México por el Príncipe de Gales y su segunda esposa, la duquesa de Cornualles (Cornwall en inglés) el pasado mes de noviembre, afianzando el proyecto, inaugurándolo con el presidente mexicano.

Es particularmente significativa la gran ocasión en que produce tan destacada aproximación, contextualizándola, y lo que podemos esperar de ella, los dos pueblos. Esta oportunidad nos ha servido para recordarnos dónde está situado el Reino Unido en México. Nos revela que siempre ha tenido un gran cartel aquí, que reconoció en 1826 la independencia mexicana a contrapelo de España (que lo hizo hasta 1836); que es nuestro sexto socio comercial en la UE y nuestra cuarta fuente de inversiones proveniente de ella. Es el segundo destinatario de los estudiantes mexicanos que se dirigen hacia la UE y nuestro tercer proveedor global de turistas, más el primero en el rubro desde la UE.

Ahora la ocasión va acompañada de una cascada de actos que pretenden presentar una imagen moderna de México y salvar estereotipos y mala prensa, aportando nuevas oportunidades de negocios y de intercambio. Es ambiciosa la apuesta y merece todo el apoyo. Y el esfuerzo es mutuo, porque no parte de valores entendidos ni de presupuestas ofertas preconcebidas. No es solo Shakespeare y el tequila, es mucho más que eso y en ello radica su principal valía. El ánimo de conocernos y reconocernos mutuamente es muy positivo y contribuirá de forma decidida a enriquecer una casi bicentenaria relación.

El acontecimiento, calificado por el gobierno mexicano como un paso correcto, promete ser una ocasión memorable. El escaparate es inmejorable. Abarca muy diversos sectores –desde el cultural al inversor– pues se busca apoyar proyectos e iniciativas innovadoras y dejar como legado una base más sólida para la colaboración mutua en el futuro, contando con intereses firmes compartidos. La agenda propuesta y que se irá enriqueciendo a lo largo del año 2015, incluye atractivas oportunidades como la de contar con México como invitado de honor a la Feria del Libro de Londres, con una gama de autores de talla universal –Paz, Fuentes y otros– traducidos al idioma inglés y serlo también en la destacada The World Travel Market, dedicada a turismo o la celebración de acuerdos educativos que abren aún más las universidades británicas al estudiantado mexicano. La Gran Bretaña será la invitada de honor en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara (FIL), la más grande en lengua española, y será objeto de múltiples exposiciones. Yo aguardo impaciente a conocerlas. La relación con el Reino Unido merece potenciarse. Bienvenida la iniciativa y que tenga el mayor de los éxitos.

No es impedimento lo anterior para destacar que lo político se entrecruza, aunque en apariencia no lo haga, como parte de este año dual, en que encuentra en posición algo embarazosa, comprometedora a los dos gobiernos involucrados en los fastos aludidos. Es un tema de obligada referencia. Cuando la Gran Bretaña acaba de pasar ese trance que ha resultado ser el referéndum escocés, no obviado por la reina en su mensaje tradicional de Navidad, David Cameron llega debilitado por ese desgastante referéndum que él mismo provocó y llega débil en las encuestas frente a sus contrincantes, los laboristas, de cara a las elecciones de mayo de 2015, en las que se juega el puesto; mientras se incrementan las preferencias electorales del llamado Partido para la Independencia del Reino Unido, que avanza imparable y que se acoge a la eurofobia siempre presente en aquel país, que ha conducido a Cameron a ofrecer de plano otro referéndum si ganara, ahora dirigido a decidir si se queda o se va el Reino Unido de la Unión Europea, donde no parece ni estar a gusto ni parece pesar, pero que a pesar de ello pesaría a todos su salida y para mal. Como sea, su país siempre ha sido el esquirol del proyecto comunitario europeo, como bien predijo De Gaulle. Y no se equivocó el francés.

Peña Nieto llega a este año 2015 envuelto en escándalos de corrupción graves no reconocidos pero evidentes, desgastado su inoperante gobierno ante su pésima gestión, con una crisis económica creciente y una incompetencia en la toma de decisiones, que ha empeorado tras los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa. La suma ha provocado la duda creciente acerca de si es la persona idónea y capaz para ser jefe de Estado. Las elecciones legislativas intermedias de julio de 2015 comprometen a su partido, el PRI, que, incapaz de ofrecer bienestar económico y seguridad prometida en 2012, sigue pensando que ganará sin cumplir. Se lo advierto: como no se las robe, lo tiene crudo. Peña no se inmuta. Alista visita a Londres so pretexto del año dual, buscando el relumbrón de los viajes internacionales que le niega su gris gestión adentro. Buckingham aguarda y él se prepara para la foto, cosa que sí le sale bien.

No negaré que no esperaba demasiado ni del secretario de Exteriores, Meade, para mí en un cargo inadecuado, ni del controvertido embajador mexicano en Saint James, Diego Gómez-Pickering, carente de trayectoria diplomática para tan significativo puesto y antes más atento a prestar servicios personales a Peña Nieto que en servir a México. Tienen ahora la ingente e ineludible oportunidad de demostrar que no sirven a intereses sectarios y partidistas, o sí de verdad representan al pueblo de México en su conjunto. Ya veremos.

El espléndido momento se enmarca en el octavo centenario de la Carta Magna (1215-2015) que celebraremos en el mundo jurídico. Un ejemplo, un semillero de libertades, referente obligado de los sistemas judiciales del orbe. Justo cuando Peña Nieto, que tiene más cara que espalda, sigue apostando al transcurso del tiempo y pidiendo el olvido al animarnos a superar el trago amargo de Ayotzinapa, que mancilló los derechos humanos, en vez de resolver el caso y fincar todas las responsabilidades conducentes, que siendo un crimen cometido desde el Estado, a él lo incrimina en primer lugar y en primera persona, siendo el jefe de Estado. Ahora que vaya a Londres a ver si aprende de derechos y libertades abrevando de la Carta Magna de 1215. Pido sombra a los ríos, ya lo sé. La foto con la reina le bastará. Su capacidad solo da para eso. ¿Qué sabrá de este documento si no ha podido decirnos tres libros leídos en su vida, como se evidenció en 2011 al visitar la FIL del Guadalajara?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.