www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

"Soy un yihadista suicida y sólo tengo diez años"

Borja M. Herraiz
x
borjamotaelimparciales/10/5/10/22
miércoles 14 de enero de 2015, 16:07h
Prolifera el horror de los niños terroristas. Por Borja M. Herraiz
En su largo historial de terror, barbarie y odio, diversas organizaciones terroristas, desde Al Qaeda y sus distintas sucursales repartidas desde Yemen, Chechenia o Indonesia hasta Hizbulá, Boko Haram, Hamás o, más recientemente, el Estado Islámico, se han valido de toda clase de argucias y artimañas para burlar los controles de seguridad y atacar así a sus objetivos.

Sin duda, una de las más bajas en cuanto a integridad moral y ética, más allá de la barbarie y psicosis de violencia que infectan sus proclamas y discursos, es la del uso de menores de edad en sus atentados, una práctica cada vez más extendida, ya sea como suicidas o como verdugos.


Momento en el que un menor ejecuta a dos presuntos espías rusos. Fuente: EI

En los últimos días, hasta una decena de menores, la mayoría usados por la milicia islamista de Boko Haram en Nigeria, ha sido protagonista de ataques terroristas. En el país africano, nueve niñas han perpetrado otros tantos atentados suicidas en la última semana dejando una cifra de muertos que ronda el medio centenar, mientras que en Siria, un menor que no aparenta tener más de diez años y que se encuentra bajo la tutela del Estado Islámico ajusticiaba con total frialdad y frente a las cámaras a dos supuestos espías rusos apresados por los radicales.

Pero estos no son los únicos casos que han saltado a los medios de comunicación en las últimas semanas. Linda Solano Herrera, una mujer cubana residente en Pádova (Italia), reconoció en un vídeo emitido por el EI a su hijo Ismail de apenas 3 años, que fue secuestrado por su propio padre, Isma Mesinovic, ahora muerto, y arrastrado hasta territorio controlado por los yihadistas a finales de 2013. No se sabe cuál es su paradero actual.

Títeres de la sinrazón
Valiéndose de su inocencia e incomprensión de cuanto les rodea, los terroristas engañan, manipulan y utilizan a niños y niñas, que en ocasiones han sido secuestrados de sus hogares o separados de sus padres a una edad muy temprana, cuando no son huérfanos o niños de la calle, para ser adoctrinados en los principios más radicales del islam e instruidos como kamikazes por los islamistas.

En un estudio de la Universidad de Flinders (Australia), que dispone una de las bases de datos más exhaustivas del mundo sobre ataques suicidas, el profesor Riaz Hassan asegura que el uso de terroristas suicidas es un arma extendida "por su buena relación coste-efectividad, su versatilidad y su letalidad". Esta afirmación se refuerza en el caso de que el terrorista suicida sea un menor, pues el impacto en la opinión pública es todavía mayor si cabe.

"Me preguntaron si sabía lo que era una misión suicida y les dije que no", relató al ser liberada Zaharau, entregada por su propio padre a Boko Haram cuando apenas contaba con diez años, "así que me lo explicaron y me dijeron que si lo hacía y recitaba una sura -un capítulo del Corán- iría al paraíso".

Por suerte, la carga que llevaba Zaharau adosada a su cuerpo no hizo explosión, sin embargo los terroristas ya han probado con éxito esta nueva -y repugnante- táctica de guerra y a buen seguro que la volverán a utilizar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios