www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AL AIRE LIBRE

EL ÉXITO DE AZNAR FRENTE A RAJOY

sábado 24 de enero de 2015, 14:10h
Un sereno patriotismo y una mesurada actitud constructiva llevaron a José María Aznar a...

Un sereno patriotismo y una mesurada actitud constructiva llevaron a José María Aznar a intervenir en la Convención Nacional del PP. El éxito fue arrollador. Las bases populares permanecen a su lado, los dirigentes se rinden ante su firmeza. El concentrado aplauso, la constante ovación, la adhesión más profunda fue la cosecha de Aznar durante un discurso, escuchado con expectación por los que durante largos años le aclamaron como presidente. Aznar reclamó fidelidad a las esencias que hicieron grande al PP. Defendió la política activa a favor de la unidad de España frente a la lenidad, la pasividad y la inoperante actitud a la defensiva de algunos. Se recreó en la solidaridad con las víctimas del terrorismo y demostró estar en plena forma, incluso para volver. Objetivamente, habrá que reconocer el gran éxito de José María Aznar ante sus compañeros. Algunos podrán negar la evidencia pero la realidad quedó clara ante los dirigentes populares en la Convención Nacional.

No se trata de hablar de sustituciones ni de utopías. Las cosas son como son. Están como están. Ante el aldabonazo de Aznar, Mariano Rajoy debería abrir los portones de Moncloa de par en par y sumarse a la política de firmeza y serenidad preconizada por el expresidente. No existe otro camino para recuperar los votos de base del centro derecha español.

Mariano Rajoy ha demostrado sagacidad y firmeza para enfrentarse con la crisis económica. Su éxito ha sido reconocido sobre todo internacionalmente. La prima de riesgo alcanzó los 638 puntos básicos en julio de 2012. Durante la Convención estaba situada en 90. Aplauso sin reservas para la política económica de Rajoy. Si el presidente quiere recuperar ahora los votos perdidos deberá seguir la hoja de ruta avanzada por Aznar: defender las esencias que hicieron grande al partido, enfrentarse sin altibajos contra el órdago secesionista catalán, defender con firmeza y sin fisuras la unidad de España, proteger a las víctimas del terrorismo y reinstalar al PP en el humanismo cristiano, en los principios de derecho público cristiano.