www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENTREVISTA

Jesús Castro: “He pisado el acelerador y no voy a frenar”

Laura Crespo
x
lauracrespoelimparciales/12/5/12/24
Charlamos con el protagonista de la taquillera El Niño, nominado a mejor actor revelación en los Premios Goya.
Jesús Castro: “He pisado el acelerador y no voy a frenar”
Ampliar
El próximo día 7 de febrero, tras la gala de entrega de los Premios Goya, puede que se haga oficial. Desde que Jesús Castro irrumpió en el panorama cinematográfico como 'El Niño', muchos le han bautizado como el actor revelación de 2014. Es precisamente su papel de ‘gomero’ algecireño en la taquillera película de Daniel Monzón el que le ha valido la nominación en esta categoría, “que muchos dicen que es gafe”, bromea el joven actor en una entrevista con El Imparcial. Termine o no haciéndose con el galardón, nadie duda de que 2014 ha sido su año.

Nacido en Vejer de la Frontera (Cádiz) en 1993, lo de la actuación le vino por casualidad cuando acudió al casting que el director de Celda 211 hacía por la zona para buscar caras nuevas que aportasen un realismo extra a su próximo trabajo. Se presentó, según ha contado en más de una ocasión, para librarse de un par de clases en el instituto en el que estudiaba un ciclo formativo de Electrónica. Y salió con un papel en la segunda película más taquillera del año (solo por detrás de Ocho Apellidos Vascos) y un horizonte prometedor en una profesión que nunca hasta entonces se había planteado. A El Niño, se suma su trabajo en la también exitosa La Isla Mínima y su participación en una de las series revelación de la temporada televisiva, El Príncipe. Tranquilo y de pocas palabras, Jesús Castro recibe a este diario a pocos días de la gala de los premios del cine español.


Pregunta: ¿Cómo has encajado la nominación al Goya? ¿Qué significa para ti?

Respuesta: Una alegría inmensa y, aunque suene a tópico, para mí la nominación en sí es un premio. Estoy muy contento.


P: En el año de tu debut, participas en dos de las películas más taquilleras y sobresalientes del año y en una serie de éxito. ¿Cómo se prepara uno para esto?

R: Trabajando duro, con muchas ganas de aprender todos los días, siendo constante y poniéndole interés y ganas, que es lo más importante.


P: ¿No descoloca un poco?

R: No, yo me siento muy contento de que me sigan dando oportunidades, lo llevo con mucha tranquilidad y la verdad es que no me descoloca. Sí que tengo mucha responsabilidad de cumplir con quien confía en mí. He pisado el acelerador y no voy a frenar.

"Este trabajo es la droga más potente que existe"


P: Dices que fuiste al casting de El Niño casi por casualidad, una decisión de última hora que parece que te ha descubierto una vocación oculta…

R: La verdad es que sí. Nunca me había planteado dedicarme a esto, para nada. De hecho, en las redes sociales que había antes, como Tuenti por ejemplo, no tenía ninguna foto yo solo. No me gustaban las fotos, no me gustaba ser el centro de atención ni sentirme observado. Pero fui descubriendo este trabajo, que creo que es la droga más potente que existe, y espero que me dejen seguir desempeñándolo. Por ganas no va a ser, seguro.


P: ¿Qué crees que aportó a la película que los protagonistas no tuvierais experiencia previa y que fueseis oriundos del lugar donde se desarrolla la acción?

R: Aportó realismo y naturalidad. Por ejemplo, para las expresiones y el modo de hablar teníamos bastante ganado. Si metes a un actor que sea, por ejemplo, de Madrid, y le pones a hablar el andaluz de Cádiz, de Algeciras, le hubiera costado mucho más obviamente.


P: ¿Qué relación tenías con el cine antes de rodar El Niño?

R:
Siempre he dicho que soy más de cine y palomitas que de discotecas. Cuando va a salir una peli, miro el tráiler, me informo y si me atrae voy a verla al cine. Me gusta ver de todo. Ahora me es más difícil ir al cine, pero me pasan películas y las voy viendo. Soy de cine, sí.


P: ¿Y ahora que vives de esto?

R:
Es muy diferente. Ahora cuando veo una peli estoy pendiente de otras cosas que antes no llegaba a mirar. Ahora estoy más pendiente a cómo lo hacen, a los detalles o a las localizaciones porque ya sé un poco cómo funciona.


P: Para un recién llegado, ¿cómo es la primera impresión de la situación del sector del cine en España?

R:
Bueno, el caso es que a mí no se me ha dado mal, para empezar, pero en todos los sitios está jodido, no hay dinero ni en cine ni en la construcción. Espero que se solucione pronto, o a medio plazo, y ojalá haya continuidad en las producciones buenas, que hagan buenos guiones.


P: ¿En qué ha cambiado tu vida desde El Niño?

R: Mi vida laboral sí que ha cambiado, ahora hago muchos más kilómetros, estoy mucho tiempo fuera de casa. Pero mi vida personal es exactamente igual que cuando estaba en el instituto. Mis prioridades son mi familia, mi casa, mi perro, mis hermanos… Laboralmente me ha cambiado mucho la vida, pero en lo personal no ha cambiado nada ni creo que cambie tampoco.


P: Pero, ¿has llegado a echar en falta algo esa vida anterior?

R: Sí que he echado en falta a mis padres muchas veces. Cuando rodé El Niño, por ejemplo, estaba solo. Estás en un mundo que te gusta, conociendo gente encantadora, pero que no es tu familia. A veces necesitas un abrazo o una palmadita en la espalda de alguien cercano. En esos momentos, me la daba yo solo y a seguir.



P: ¿Has descubierto algún lado menos amable de la fama?

R: De momento no. Sé dónde estoy, dónde me he metido, las consecuencias que tiene y las acepto perfectamente. Hay críticas, hay halagos, hay de todo.


P: ¿A quién has conocido en este tiempo con quien te hayan entrado ganas de trabajar?

R: Creo que repetiría seguro con Sergio Bürmann, de sonido, o con Javier Ugarte, de Telecinco Cinema. Nos lo pasaríamos bien rodando otra peli. Son muy buenas personas, les gusta mucho la broma y te hacen las cosas muy amenas. A esa gente siempre es bueno tenerla cerca.

"Sé donde me he metido, las consecuencias que tiene, y las acepto perfectamente"



P: ¿Algún tipo de papel o género que te apetezca especialmente?

R: Me apetecía mucho hacer El Príncipe, y estoy en ello, así que de momento centrado en eso y cuando termine, ya veremos cuál es la siguiente parada. Espero que haya otra parada, eso por supuesto.


P: El físico, ¿ayuda en esta profesión?

R: No lo sé, puede que todo influya, pero yo no soy modelo. Cuando los directores hacen los casting, se presentan muchos chicos mucho más guapos que yo. Creo que todo suma, pero no es la razón por la que terminan cogiéndote.


P: ¿Dónde vamos a poder verte próximamente?
R: A parte de en El Príncipe, de momento, no puedo contar nada más.


P: ¿Has echado en falta alguna nominación a los Goya?

R: La de Luis Tosar, por ejemplo. Creo que está genial no sólo en El Niño, sino también en Musarañas. En cualquier papel que haga está espectacular. Sí que me sorprendió un poco, pero que no esté nominado no quita lo grande es.


P: ¿Harías una porra para los Goya?

R: Yo solo hago porra para el fútbol. Cualquiera de los nominados se merecería llevarse el Goya porque han hecho trabajos espectaculares.


P: En tu caso, ¿llevarás algo escrito por si acaso?

R: No, qué va. Yo soy más de decir cuatro palabras que salgan de uno mismo antes que de llevarme quince tarjetitas escritas de casa. Prefiero ser breve diciendo algo que salga de dentro que tirarme un cuarto de hora dando el sermón y que quede antinatural.


P: Decías que la nominación ya es un premio, pero si finalmente te fueras a casa con el Goya, ¿qué significaría para ti?


R:
En mi carrera no sé qué supondría, aunque algunos dicen por aquí que el Goya al actor revelación es un poco gafe. Supongo que sentiría una alegría inmensa. Lo que sí sé es que el día de la gala va a ser un día intenso.