www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

Enrique Riobóo: La cara oculta de Pablo Iglesias. De Canal 33 a Bruselas

domingo 15 de febrero de 2015, 15:16h
Enrique Riobóo: La cara oculta de Pablo Iglesias. De Canal 33 a Bruselas

ViveLibro. Madrid, 2014. 99 páginas. 11 €

Por Federico Aguilar

Nunca está de más insistir en que la grandeza de la democracia hace posible que los ciudadanos voten en las elecciones al partido que prefieran y más acorde esté con su ideología y aspiraciones. Pero también siempre hay que recordar que para que eso se cumpla en las mejores condiciones y plena libertad es imprescindible que esos ciudadanos cuenten con la mayor y más variada información. El fenómeno Podemos se ha instalado en España con cada vez mayor relieve. La sorpresa de su éxito en los últimos comicios al Parlamento europeo han convertido a Podemos en una fuerza hegemónica y las recientes encuestas de intención de voto para las próximas elecciones, ya a la vuelta de la esquina, lo sitúan en los primeros puestos. No es ya solo que Podemos ha fagocitado a Izquierda Unida (IU), sino que amenaza muy seriamente al PSOE, al que le está arrebatando votantes, y lo seguirá haciendo si el Partido Socialista se despeña definitivamente en la puja de quién ofrece más populismo y demagogia.

Especialmente en estas circunstancias, resultan de gran interés cuantos análisis y testimonios puedan consultarse en torno a la formación de Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, éste último ahora acaparando primeras planas por sus extrañas cuentas con Hacienda. Desde una posición crítica, apoyada en rigurosa documentación, apareció hace poco el libro # Podemos. Deconstruyendo a Pablo Iglesias, coordinado por John Müller(Deusto), del que se ocupó este suplemento de Los Lunes de El Imparcial. En la misma línea crítica -del ditirambo ya se encarga el propio partido-, se inscribe La cara oculta de Pablo Iglesias. De Canal 33 a Bruselas, un testimonio de primera mano en cuanto que su autor, Enrique Riobóo, conoce muy bien al líder de la formación, pues desde Canal 33, cadena madrileña que dirige Ribbóo, se emitió durante más de un año la tertulia La Tuerka, buque insignia de Podemos. La Tuerka comenzó a emitir en la cadena vallecana Tele K, pero pronto quiso buscar otros lares con más medios. Así, desembarca en Canal 33, tras desechar otras opciones por diversos motivos. Por ejemplo, según relata Riobóo, Pablo Iglesias rechazó los ofrecimientos de facilitarle un plató por parte de la Universidad Complutense y del Ayuntamiento de Rivas, donde, como es sabido, su pareja, Tania Sánchez, ocupó diversos cargos.

Lo que relata Enrique Riobóo no tiene desperdicio. Desde el conocimiento del día a día, vemos a un Pablo Iglesias muy diferente de la imagen que quiere vender, aunque, ciertamente, en sus últimas intervenciones en tertulias y en entrevistas, cuando no son de botafumeiro, no deja de haber señales de las características que apunta Riobóo, como un ego superlativo, considerables dosis de mala educación y falta de interés por escuchar a los demás, muy mala aceptación de criterios y opiniones que no comulguen con las suyas y mal encaje de las críticas, que combina con el despliegue de todos sus encantos cuando persigue un objetivo. Y una vez conseguido, si te he visto no me acuerdo. Por eso, Riobóo señala y se pregunta: “Fueron muchas horas, muchos programas, codo con codo con el personaje. Un personaje para el que, como me confesó una vez, lo importante es alcanzar el botín. Por eso ahora podemos preguntarnos: ¿Dejará tirados a sus votantes?”.

Entre los aspectos que Riobóo trata resulta my clarificador cómo Iglesias consigue dinero del Gobierno iraní para financiar su programa y cómo elude el embargo europeo decretado por la Unión Europea (UE) hacia Irán. Igualmente, se ocupa de las excelentes relaciones de Podemos con el régimen chavista de Venezuela, que les suministra cuantiosas cantidades de euros: “Juan Carlos Monedero era una personalidad muy considerada en el Gobierno venezolano. Luego sabríamos que era mucho más económicamente”. Recuerda Riobóo algunos momentos especialmente reveladores del carácter de Pablo Iglesias y de su credo político: “Se quejaba de todo. Llegó y me soltó: ‘Habría que expropiarlo casi todo’. Esa frase se me quedó muy grabada. Le pregunté sobre ello e incluso me confesó admirar el programa de TV de Chávez, presidente de Venezuela, Aló presidente. Me dice que su momento preferido era cuando el presidente iba de visita a alguna instalación privada y, viendo su utilidad y buen funcionamiento, ‘¡Exprópiese!’, proclamaba”.

El testimonio de Enrique Riobóo tiene mayor interés, si cabe, en cuanto que éste no se sitúa en las antípodas ideológicas de Podemos. Muy al contrario, el propio Riobóo, en la introducción al libro, se declara votante de Podemos en las elecciones europeas para “gritar ¡basta! a una clase política apegada a los aparatos de los partidos y a la que parece gustar verse rodeada de corrupción”. Así, no realiza aquí, apunta también, ningún “ajuste de cuentas”, sino una necesaria denuncia: “Quizá precisamente por conocerle de cerca, rechazo comportamientos e ideas que no considero convenientes para mi país. Sus amistades peligrosas con dirigentes de Venezuela o Irán no resultarán deseables para la gran mayoría de la población española. Viví, y muy de cerca, los acuerdos con el régimen de Teherán y llegué a sentir miedo”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios