www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

¿Qué pasa con las instituciones mexicanas?

lunes 16 de febrero de 2015, 20:13h

Hay un consenso generalizado en México, el Estado mexicano, el gobierno federal, los gobiernos del D.F. y de los Estados de la república,los partidos políticos y el Congreso General (Cámara de Senadores y Cámara de Diputados) e incluso el Instituto Nacional Electoral atraviesan por una severa crisis de credibilidad.

¿Cómo creer en los discursos del Presidente Peña, con el cúmulo de bienes inmuebles que tiene él, su familia y más cercanos colaboradores?

Los escándalos de corrupción en México se persiguen como los días, uno tras otro: matanzas, ligas con narcotraficantes, propiedades lujosas en Estados Unidos, cuentas bancarias en el extranjero y un largo etcétera.

La democracia mexicana y lo lamento como ciudadano mexicano se está cayendo a pedazos. La clase gobernante no aprende ni siquiera de sus errores y tampoco de personajes que les antecedieron en el escenario nacional.

El gasto electoral es excesivo, la falta de transparencia en el uso de los recursos públicos es innegable y los conflictos de interés entre empresarios corruptos y algunos políticos es evidente.

Peña se queja públicamente que nadie aplaude sus discursos. ¿Y por qué se le debe aplaudir, si lleva dos años de fracasos en materia de educación, seguridad pública, crecimiento económico y generación de empleos por demás insuficiente?

México está menos mal que la caótica Venezuela, cuyo presidente es un inepto y menos mal que la Argentina, aquejada por el populismo de la señora Fernández que dejará peor a su patria en relación a cuando comenzóa gobernarla.

Me gustaría que México se pareciese más a Costa Rica y Uruguay,países con clases medias sólidas, la austeridad de sus gobiernos no implica carestía de productos básicos como Venezuela y además tienen una tradición democrática más real que la mexicana.

El presidencialismo autoritario mexicano está herido de muerte, el problema es que arrastra en su crisis de credibilidad a todo México.

La justicia española tiene contra las cuerdas al cuñado del Rey y a la hermana, la infanta Cristina, ha perseguido y encarcelado a políticos corruptos e incluso se sigue con lupa a los demagogos del grupo Podemos que han mentido en sus percepciones económicas.

Perú tiene en la cárcel al señor Fujimori, tremendo autócrata. Argentina juzgó a sus militares asesinos, Chile ajustó cuentas con la familia del traidor Pinochet, pero México a duras penas pudo meter a la cárcel al presidente municipal de Iguala, Guerrero y últimamente a parientes del ex gobernador Aguirre del Estado de Guerrero por lavado de dinero, pero hay por lo menos cincuenta ex gobernadores,ex secretarios de Estado y por lo menos un ex presidente que no han sido investigados a fondo para responder una pregunta: ¿Cómo tienen tanto dinero si ninguno fue rico de abolengo y sus sueldos de servidores públicos desde el punto de vista aritmético no alcanzan para semejantes lujos?

Insisto en lo que dije el año pasado en la Universidad Complutense de Madrid a invitación de mi amigo y colega, Javier Zamora Bonilla –el mejor biógrafo de José Ortega y Gasset- que los demócratas mexicanos caben en un Volkswagen Sedán y sobra un lugar. Así las cosas desde el Nuevo Mundo.

Juan Federico Arriola

Profesor de Derecho

Profesor de Derechos Humanos en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios