www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

Antoni Batista: Matar a Franco. Los atentados contra el dictador

domingo 22 de febrero de 2015, 14:23h
Antoni Batista: Matar a Franco. Los atentados contra el dictador

Debate. Barcelona, 2015. 238 páginas. 21,90 €. Libro electrónico: 11,99 €


Por Alfredo Crespo Alcázar

Antoni Batista nos presenta su último trabajo. El título es susceptible de generar algún interrogante en cuanto al contenido que hallará el lector. En efecto, habrá quien esté tentado a pensar que nos encontramos ante un manual de historia en el que el autor, tras un arduo trabajo de investigación en bibliotecas y archivos, hace una profusa relación de los intentos de magnicidio de los que fue víctima Franco.

Igualmente, estarán en lo cierto aquellos otros que sospechen que se trata de una novela, con dosis del binomio ficción-imaginación. Ahí radica el acierto: Antoni Batista combina, y lo advierte en el prólogo, novela histórica con historia novelada. El resultado es excelente, pues la suma de ambas características dota al libro de un ritmo fluido y de un interés permanente, casi intriga.

No obstante, antes de escribir las más de 200 páginas, el autor efectuó una labor de investigación espectacular, como si de una tesis doctoral se tratara, lo que le permite manejar siglas, fechas, autoridades políticas y personalidades sociales con soltura.

Asimismo, a través de los intentos de matar a Franco, podemos apreciar rasgos de la España de la época. Uno de ellos (quizás, el hecho de que el autor sea periodista, le lleve a enfatizarlo), la “peculiar agenda” que manejaban los medios de comunicación, donde la censura jugaba un rol fundamental.

Esta premisa, sabida por todos, Batista la traduce en ejemplos concretos. Así, aun conociendo los directores de los periódicos que se había producido un intento de magnicidio, tal fenómeno careció de reflejo en las páginas de los diarios. El autor amplía la trascendencia de este modus operandi: evitar la muestra de cualquier imagen de vulnerabilidad de la dictadura. En íntima relación con esta idea, siempre se culpaba a los comunistas o se recurría a la expresión ambigua, en cuanto que socorrida, de “actos terroristas contra la paz social”.

En la segunda parte de la obra se sumerge en la figura de Jordi Conill (el camarada Bonet) y lo hace a partir de una suerte de rasgo distintivo: de entre todos los que quisieron matar a Franco, fue el único al que no recibió la pena de muerte.

En este punto, Batista juega de nuevo con las expectativas del lector: le ofrece datos biográficos de Conill, como cabría esperar, pero añade una radiografía de la España de los años 60 y 70, empezando por los enfrentamientos entre anarquistas y comunistas o la irrupción de ETA, para continuar con el papel de la iglesia catalana (el abad Aureli Escarré) y de los políticos (Josep Benet) para influir en el Vaticano y conseguir que la pena de muerte al “camarada Bonet” se conmutara por una condena de cárcel de 30 años.

El periodo en que Conill se vio privado de libertad nos lo detalla pormenorizadamente, subrayando la evolución ideológica que le lleva desde el anarquismo hasta el comunismo. Finalmente, Batista tampoco se olvida de “su objeto de estudio” cuando logra la libertad (1972), explicando su paso primero por el PSUC (cuyo rol en la Transición valora, para mostrarse crítico con el partido que tras su implosión lo ha sucedido, ICV) y, en última instancia, por el PSC.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios