www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¡4 Oscares para 2 mexicanos!

lunes 23 de febrero de 2015, 10:35h

Hace un año comenté aquí la memorable noche que significó para el público mexicano, ver alzarse en Los Ángeles con la preciada estatuilla, a talentosos compatriotas en la premiación de los Oscares. Fue fascinante y conmovedor. La noche de este domingo 22 de febrero de 2015, ha sido aún más trascendental, pues trajo por añadidura a tanta alegría compartida, elementos que nos faltaron el año anterior, pero que por fin llegaron.

En lo que sí ha sido igual esta noche de 2015 con la del año pasado, fue en ser una calca de sensaciones electrizantes por la emoción y la grata y merecidísima premiación alcanzada esta vez por Emmanuel Lubezki (por segundo año consecutivo, un hito en la historia del galardón) en la categoría de fotografía y ¡casi nada! como mejor guión original (con otros tres galardonados), mejor dirección y mejor película para Alejandro González Iñárritu, por Birdman. Han sumado 4 oscares en una peli muy nominada, pero no ganadora de todo cuanto se estimó que podría serlo. Cosas de las quinielas hollywoodescas, ya se sabe.

Empero, nos han dejado nuevamente entusiasmados y muy contentos y no únicamente porque estos dos compatriotas obtengan un premio tan significativo, sino por ser un ineludible reconocimiento extraordinario a los muchos años de ardua labor en la industria cinematográfica. No llegaron a ella, ayer. Con ellos muchas manos anónimas lo alcanzan, también. Sin lugar a dudas que el éxito es de ellos y eso nos congratula muchísimo.

Su triunfo otra vez representa un triunfo para los iberoamericanos, todos, y desde luego que exalta el talento y el magnífico desempeño de sus protagonistas.

He pedido nuevamente a mi amigo y conocedor de cine Enrique Castillo Pérez unas palabras para ayudarnos a comprender mejor qué ha sucedido esta noche. Palabras que comparto con la venia de todos ustedes: “(de González Iñárritú dice) nunca un mexicano había hecho una hazaña tal en toda la historia de los Oscares. Y si bien Birdman no podría considerarse una película mexicana bajo ningún estándar, a mí me parece que ese enfoque surrealista, apasionado y derrotero de la realidad sólo podría provenir de una mente y un espíritu mexicano; acostumbrados a vivir en un país y con una idiosincrasia en el que la tragedia, el chacoteo, la imaginación y la sed de trascendencia permea todos nuestros sueños, anhelos y miedos. Iñárritu sabe jugar el juego de Hollywood (está noche lo ha demostrado) pero lo hace a la mexicana: el tamaño de la empresa (hacer una comedia muy trágica o una tragedia muy cómica, en lo que pareciera ser un plano-secuencia sin cortes) a mi me recuerda la necedad muy mexicana de embarcarse en proyectos que parecieran imposibles, pero contando con el ingenio necesario para llevarlos a buen término. El año pasado Alfonso Cuarón hizo otro tanto al concebir una ópera espacial, muy humana, con carencia casi absoluta de diálogos. Ambos directores han sido capaces de ver plasmados sus sueños en la pantalla gracias al genio de otro mexicano visionario, Emmanuel Lubezki, el talentosísimo fotógrafo que por segundo año consecutivo ha logrado la presea... y por dos trabajos tan diametralmente distintos, además.

Ingenio, talento y una vocación quijotesca que no se achicopala (arredra o empequeñece, derrotista) ante la enormidad de un proyecto, me parece que son las características de este par de paisanos que sí, a mucha honra, son indiscutiblemente mexicanos y un motivo de orgullo para todos sus connacionales. Que nos sirvan a todos de ejemplo acerca de lo que un mexicano es capaz de hacer cuando se empeña en hacerlo y logra superar sus complejos de inferioridad, que nuestro gobierno bastardo conoce y sabe manipular tan bien”.

Y ha sucedido de nuevo y no es que cada año deba pasar que se premie a los mexicanos en la entrega de los premios Oscar, si así lo cree usted. Que a saber qué depare el futuro. Pero cierto es que el triunfo de Lubezki y de González Iñárritu, a la par de ser talentosos mexicanos que no niegan la cruz de su parroquia ni se acomplejan ni ningunean el triunfo de sus connacionales ni por serlo ni donde lo trabajan y lo merecen, es un inmejorable ejemplo de la capacidad y el tesón por su encomiable labor. Y más si acuden a EE.UU. donde contribuyen a su engrandecimiento y dan a ganar dinero a esa industria del cine.

Ya luego podremos discutir el mérito de Birdman al considerarla como la mejor película, pero no olvidemos que previamente ganó el premio SAG del Sindicato de Directores en la categoría de mejor diseño en producción de arte en cinta contemporánea y obtuvo siete trofeos en los Critic’s Shows Movie Awards; ello sin omitir el descalabro que supuso su nominación a los premios Bafta que no le favorecieron, salvo por alcanzar uno de tales.

Concluyo. González Iñárritu se ha llevado una ovación entre sus seguidores y muchos que oímos sus palabras de agradecimiento. Tuvo para todos y puso las cosas en su sitio. Dedicó el premio a los mexicanos de México y abogó por quienes llegan a Estados Unidos, clamando para ellos un trato justo, similar al que tantos migrantes recibieron al llegar a ese país construido por migrantes (y apostillo, que ahora, desmemoriados, niegan la ley migratoria). Y remató con una frase que traducido, reza: “ruego porque (los mexicanos) podamos encontrar y tener el gobierno que merecemos."

Esto pudo obedecer a que el año anterior el oscareado Alfonso Cuarón, desde su nueva posición, preguntó directamente a Enrique Peña Nieto, el mandatario mexicano, sobre los dudosos beneficios de su reforma energética, que muchos consideramos infausta. Los corifeos del gobernante lo vapulearon como perros de caza y altivos, parecían decirle: “¿quién sois vos para preguntar?”, evadiendo el incómodo cuestionamiento. Esta vez González Iñárritu no pierde el tiempo con sordos soberbios y directo ha sentenciado palabras demoledoras diciendo lo que muchos deseamos, evitando ya a incapaces, a quienes les ha quedado tan grande el puesto. González Iñárritu sabe bien dirigir y sabe bien a dónde apuntar. Y lo demostró también con sus ovacionadas palabras, una vez más.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios