www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY, SÁNCHEZ, LA INDIFERENCIA POPULAR

martes 24 de febrero de 2015, 16:47h
Mariano Rajoy es un excelente parlamentario. Negarlo sería perder el sentido de la...
Mariano Rajoy es un excelente parlamentario. Negarlo sería perder el sentido de la objetividad. Pedro Sánchez no pasa de discreto. El presidente del Gobierno defendió su gestión con inteligencia. Pedro Sánchez le acosó sin acierto. Los discursos fueron desiguales. El del líder popular, contundente; el del líder de la oposición, mediocre. Cuando escribo estas líneas faltan las dúplicas y las réplicas.

Pero lo importante del debate sobre el Estado de la Nación ha sido la indiferencia popular con que fue acogido. Un sector apabullante de la ciudadanía demuestra el nulo interés con que distingue a los partidos políticos y a sus manifestaciones. Se trata de un hecho preocupante. Los ciudadanos cada vez se sienten más ajenos a la actividad política de los grandes partidos. Les asquea la caravana incesante de los casos de corrupción. No pueden digerir lo que, día a día, se expone en los periódicos y mucho menos el cinismo con que los partidos asumen las nuevas corruptelas. No es verdad que España viva en un albañal. Sí es cierto que se hace muy poco para evitar que se embarre la vida española.

La indiferencia ante los partidos políticos y la crítica implacable que desde algunos sectores se hace suscita en los analistas más serios una preocupación cada día más intensa. Eso ocurrió en el primer tercio del siglo pasado y el resultado fue el estalinismo en Rusia, el nazismo en Alemania, el fascismo en Italia, el franquismo en España y el salazarismo en Portugal. A los partidos políticos hay que regenerarlos y democratizarlos, no suprimirlos.

Ah, ¿y a quién le importa que Mariano Rajoy haya derrotado en el debate sobre el Estado de la Nación a su rival Pedro Sánchez? A la inmensa mayoría de las nuevas generaciones les parece todo una farsa y pasan de interesarse por lo que se debate en la Cámara que representa la voluntad popular.