www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CÓMO ADIESTRAR A UN PERRO

Beneficios de crecer junto a un perro

Yasmina Rodríguez
x
lafoule7gmailcom/8/8/14
viernes 27 de febrero de 2015, 08:47h
Serán inseparables y aprenderá valores muy importantes.
Beneficios de crecer junto a un perro
Ampliar

Tener un animal en casa beneficia a todos los miembros de la familia y en especial a los más pequeños. Crecer junto a un perro ayuda a los niños a ser más responsables, a tener respeto por la vida de otros seres y a adquirir mejores habilidades sociales.

  • Desarrolla la empatía. El amor y la sensibilidad que transmiten los perros ayudará a nuestros hijos a sentir mayor empatía por las emociones de los demás. Los perros, a diferencia de los humanos, muestran sus emociones con toda libertad.
  • Niños más disciplinados. Hacer participar al niño en la educación y cuidado del animal le enseña a ser responsable. Comprometerse a pasearlo, alimentarlo y bañarlo, por ejemplo, le ayudará a ser más disciplinado y maduro.
  • Favorece el respeto y cumplimiento de normas. Al imponer unas normas al perro, los niños aprenden a su vez a respetarlas y entienden que todos debemos acatar una reglas.
  • Fomenta el compañerismo, la amistad y la lealtad. La mejor forma de aprender ciertos valores es a través del ejemplo y no de las palabras, los perros son fieles amigos y nunca le abandonarán. Una amiga me dijo una vez: “tus hijos harán lo que tú hagas y no lo que tú digas”.
  • Mejora su autoestima. Por ejemplo, a los niños que están aprendiendo a leer en voz alta delante de otras personas, les resultará más fácil perder el miedo si leen primero delante de su perro.
  • Aumenta su confianza y seguridad. El niño se siente querido y protegido por su amigo peludo y esto le hace ganar confianza y seguridad. El animal no le regaña, no le juzga y no se burla de él, por lo tanto le proporciona estabilidad emocional.
  • Más fuertes y sanos. Como pasa en los colegios o en los parques infantiles, al estar más expuesto a bacterias -del perro en este caso- su sistema inmunológico se fortalece. Está comprobado que los niños que viven con animales son menos propensos a padecer enfermedades respiratorias, alergias e infecciones. El mero hecho de acariciar el pelaje de un animal nos hace sentir bien.
  • Estilo de vida más activo. Salir a pasear a diario y jugar al aire libre mejoran su calidad de vida.
  • De gran ayuda para discapacitados. Los canes resultan de gran ayuda para que los niños que sufren alguna deficiencia mental o minusvalía físicapuedan relacionarse con mayor facilidad. Les ayudan a relajarse y a sentirse más confiados con el mundo que les rodea. Son unos magníficos terapeutas y saben mejor que nadie cómo transmitir amor y hacerles sonreír.
  • Normaliza situaciones difíciles de explicar, como la reproducción o la muerte.

Son muchos los beneficios de que nuestros hijos crezcan al lado de un perro pero, para que todo vaya bien, debemos velar por la seguridad de ambos mientras se estén conociendo. Hay que controlar que el niño no moleste al perro, que no le agobie ni le asuste. Es importante que aprenda a respetar al animal desde el primer momento y controlar la fuerza que ejercen al jugar con él.

Es muy importante enseñarles a interpretar el lenguaje perruno, saber identificar las señales que hacen para “decirnos” que están cansados, asustados o que tienen ganas de jugar. De la misma forma, el perro aprenderá que tiene que respetar y cuidar al niño y todo se desarrollará de manera natural si procuramos no excluir al animal y le integramos en la vida familiar. El niño y su amigo serán inseparables para toda la vida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios