www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

VOTO INMIGRANTE EN LAS MUNICIPALES

domingo 25 de mayo de 2008, 19:53h
Mientras en el PP se debate hasta la extenuación el sexo agrio de la sucesión de Rajoy/Arriola, el ministro de Trabajo Celestino Corbacho celestinea ya como una fiera para que los inmigrantes voten en las municipales del año 2011. La maniobra, al mejor estilo socialista, podría alterar el resultado de Ayuntamientos tradicionalmente cercanos al Partido Popular.

Las cifras cantan las cuarenta. En el año 2011, los extranjeros mayores de edad se elevarán en Cataluña por encima de los 724.000; en Madrid, 630.000; en Valencia, 460.000; en Andalucía, 452.000; y en el resto de España, cantidades muy significativas.

Está claro que no todo el voto inmigrante será de izquierda o de extrema izquierda. Está claro también que la mayoría del voto inmigrante beneficiará al partido socialista y al partido comunista.

Zapatero ha puesto ya en marcha la victoria en las municipales que perdió en el año 2007. Es un maestro en el arte de comprar o condicionar votos. Ha comenzado ya a pagar los 400 euros por persona que destinó a la masiva compra de sufragios en las generales de este año, que se suman al cheque-bebé, al cheque-vivienda para los jóvenes, a la subida del Per y de las pensiones. Romero Robledo era una zapatilla rusa al lado de Zapatero.

Ahora el líder del PSOE, tras la legalización masiva de inmigrantes que indignó a Europa, jugará con sus votos para desplazar al PP de relevantes Ayuntamientos de España, mientras Rajoy y Arriola siguen en Babia, indicando fórmulas para continuar disfrutando de las prebendas de la oposición.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.