www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA SUSPENSIÓN DE LA COPA DEL REY

martes 17 de marzo de 2015, 14:12h
Destacados dirigentes políticos y algunos analistas se han sumado a la idea de que...

Destacados dirigentes políticos y algunos analistas se han sumado a la idea de que si se produce una pitada al himno nacional y al Monarca al iniciarse la final de la Copa del Rey, el árbitro suspenda el partido. Discrepo punto por punto de semejante idea, viable en Francia contra el abucheo de los inmigrantes, y disparatada en España en un estadio que albergará a decenas de miles de aficionados vascos, a decenas de miles de aficionados catalanes. ¿Quién garantiza que las masas incontroladas no se lancen a las calles y desahoguen su indignación destrozando todo lo que encuentren a su paso y, bien agitadas por los activistas de turno, no causen violencias sin número, heridos y hasta algún muerto. ¿No se multiplicará por cien en España y en el extranjero el eco de la pitada que originó el despropósito de suspender el partido”.

El Gobierno Rajoy, el ministro Fernández y los dirigentes políticos tienen otras vías para enfrentarse con el desafío. Sabemos que los aledaños de la Generalidad repartieron gratis 25.000 pitos en un partido similar. Tal vez la fórmula más adecuada, aparte la negociación con los responsables de los clubes, sea repartir la mitad de las entradas entre aficionados madrileños, sevillanos, valencianos, etc… y contrarrestar los pitos, como recientemente se hizo en Canarias, con un aplauso cerrado durante el tiempo que dura la interpretación del himno nacional.

La libertad de expresión permite replicar a la manipulación prevista en la final de Copa con más libertad de expresión. Los que pitan se encontrarán con un himno con los altavoces a tope y con el aplauso cerrado de la mitad de los asistentes al partido.