www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CON EL RESULTADO DE LAS ANDALUZAS, RAJOY PERDERÍA LA MAYORÍA ABSOLUTA

miércoles 25 de marzo de 2015, 10:56h
En las elecciones generales de 2011, Mariano Rajoy consiguió una arrolladora...

En las elecciones generales de 2011, Mariano Rajoy consiguió una arrolladora mayoría absoluta. Vamos a suponer –y es mucho suponer- que repita resultados en toda España, salvo en Andalucía. Como las cifras son muy tozudas, con la pérdida del medio millón de votos en Andalucía, conforme a las elecciones del 22 de marzo, el PP se apearía de la mayoría absoluta y probablemente del Gobierno, dada la dificultad de Mariano Rajoy para establecer pactos con cualquiera del resto de las agrupaciones políticas.

Seguramente, Pedro Arriola, con su indiscutida capacidad de profetizar el pasado, le habrá explicado al presidente del Gobierno la realidad que se deriva del batacazo sufrido por el PP en las elecciones andaluzas. Ante el descalabro se puede reaccionar con la tradicional fórmula arriólica -aquí no pasa nada y el tiempo lo arreglará todo- o estableciendo una estrategia que permita restañar la sangría de votos y recuperar el terreno perdido.

Los simpatizantes del PP tienen la esperanza de que Rajoy abandone la pasividad y ponga en marcha la estrategia adecuada. Quedan muchos meses hasta las elecciones generales. El presidente del Gobierno ha ganado el desafío de la crisis económica y puede dedicarse ahora a cauterizar las llagas políticas. Eso es lo que esperan los votantes de base del Partido Popular. No solo de primas de riesgo vive el hombre. Los simpatizantes populares exigen que Rajoy haga frente al desafío secesionista catalán; que proteja a la familia y reforme la ley del aborto conforme a los principios de derecho público cristiano; que respete la propiedad privada y ordene a Cristóbal Montoro que cese en las desaforadas inspecciones que ha puesto en marcha; y que restablezca la dignidad del Estado, tratando al mundo etarra como en justicia se merece.

Si así lo hiciera Rajoy, muchos votantes del PP podrían retornar a los cauces del partido en lugar de refugiarse en la abstención o dispersar sus votos en otras agrupaciones políticas.