www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL PP, AL BORDE DE LA CATÁSTROFE

martes 31 de marzo de 2015, 14:24h
Si Rajoy relega a Pedro Arriola, hombre muy seguro en sus errores; si se lanza decididamente al ruedo ibérico...
Si Rajoy relega a Pedro Arriola, hombre muy seguro en sus errores; si se lanza decididamente al ruedo ibérico; si moviliza a la plana mayor del partido; si deja de envanecerse con inciensos y botafumeiros, todavía está a tiempo de contener la catástrofe que las encuestas anuncian para dentro de dos meses. Según esas muestras, el PP solo salvaría tres o cuatro de las Comunidades Autónomas y perdería los principales Ayuntamientos. Ganaría en algunos pero no podría gobernar, sustituido por un frente popular de izquierdas.

Mariano Rajoy no ganó las elecciones autonómicas, municipales y generales de 2011. Las perdió Zapatero. En lugar de hincharse como un pavo real y perder el sentido de la realidad, el presidente debió poner los pies en el suelo y aprovechar la mayoría absoluta para consolidar la posición ideológica del PP. No lo ha hecho. Su política económica ha sido admirable y sus reformas y recortes han permitido a España salir de la crisis que atenazaba al pueblo español.

Pero no solo de economía vive el hombre. Y la política de Rajoy apenas ha existido. El órdago secesionista catalán no ha encontrado la respuesta que debió darse desde Moncloa. La pasividad ante las maniobras de Arturo Mas y Oriol Junqueras ha indignado a una buena parte de los votantes de base del Partido Popular y ha causado estupefacción en el ciudadano medio. Todavía ayer Mas y Junqueras anunciaron que proclamarían la independencia de Cataluña unos meses después de las elecciones autonómicas del 27 de septiembre.

La respuesta del Gobierno de Rajoy se ha reducido una vez más a la nada, a no hacer nada. Los votantes del PP, al menos una parte considerable de ellos, no pierden la esperanza de que su presidente reaccione con viveza y evite la catástrofe del 24 de mayo. El Partido Popular pisa ya los bordes del precipicio.