www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JOSÉ BONO, POR LA UNIDAD DE ESPAÑA

martes 07 de abril de 2015, 11:13h
He asistido hoy a la intervención de José Bono en el acto organizado por Nueva Economía...

He asistido hoy a la intervención de José Bono en el acto organizado por Nueva Economía Fórum que modera de forma siempre acertada José Luis Rodríguez. El expresidente del Congreso de los Diputados, presentado por el candidato Antonio Carmona, ha estado especialmente brillante. La sagacidad y la lucidez han presidido sus intervenciones, en las que ha descargado humor e ironías, lo mismo contra Alfonso Guerra que contra María Dolores de Cospedal, sin nombrarlos.

No voy a desmenuzar las dos horas de exhibición oratoria de José Bono. Sí acentuar que el denominador común de todo lo que ha dicho ha sido la defensa de la unidad de España frente al órdago secesionista de Arturo Mas. Es decir, Bono ha dicho lo que desde muchos meses atrás tenía que haber hecho Mariano Rajoy.

“Yo voy quitando lo de nación y tú vete poniendo más dinero”. José Bono ha recordado lo que Arturo Mas le dijo a José Luis Rodríguez Zapatero. Ha condenado la posición ultra del teniente general Mena con relación al soberanismo catalán y la pasividad de Mariano Rajoy, porque es imprescindible el cumplimiento de la ley. La Constitución exige en última instancia que en un asunto como el separatismo de Cataluña, y conforme al artículo 168, el derecho a decidir es de todos los españoles y no solo de una parte de los españoles.

Se trata de una pirueta casi imposible pero si Bono fuera el candidato del PSOE en las próximas elecciones generales tendría los votos del centro izquierda porque es un socialista irreprochable y también un porcentaje no desdeñable de sufragios del centro derecha, que en lugar de pasarse a Ciudadanos apoyarían al exministro de Defensa. Para un sector importante de los militantes del PP es más importante la unidad de España que la solución a la crisis económica.

Con José Bono, por otra parte, se procedería a una reforma constitucional moderada y prudente que es lo que necesita España para dar continuidad al sistema establecido en la Transición, entre otras razones porque la reforma constitucional o se hace ordenadamente desde dentro o nos la harán revolucionariamente desde fuera.