www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MAS CONDICIONA LAS ELECCIONES A LA LEALTAD DE ERC

El 27-S, en el aire

EL IMPARCIAL
jueves 23 de abril de 2015, 09:49h
El 27-S pende de la voluntad de Artur Mas. El presidente de Cataluña no se siente arropado por sus socios y tampoco por los electores, escenario que no contemplaba cuando convocó los comicios y que le hacen pensar en la marcha atrás.

Las elecciones del 27 de septiembre quedan en el aire. En una entrevista concedida a El Punt Avui TV, Artur Mas declaró que "previsiblemente" se celebrarán, pero que hasta esa fecha "pueden pasar cosas". La situación ha cambiado sustancialmente desde que se anunciaron los comicios, cuando parecían una buena idea para los intereses del bloque soberanista.

El primer motivo, este explícito, es que la relación entre CiU y ERC se ha deteriorado. "Se pierden algunas votaciones en el Parlament que van en detrimento del acuerdo de estabilidad firmado", se quejó Mas, que no ocultó que una falta de consenso con su socio podría conducir a la desconvocatoria.

Oriol Junqueras reaccionó a estas palabras asegurando que ningún acuerdo hará a su partido cambiar de criterio en relación con "temas como la lucha contra la corrupción, o en favor de la justicia social y la igualdad de oportunidades". No descartó por tanto que CiU pueda volver a quedar en minoría en adelante.

Otra razón del replanteamiento electoral es el distanciamiento no con un aliado, sino con su apéndice, UDC, contraria a la deriva independentista y molesta con que esta cuestión sea el centro de todos los discursos y atenciones, si bien la ruptura no es una opción probable en este momento.

Mas también está preocupado por las urnas. Las municipales que pretendía significaran un espaldarazo comienzan a tener tintes de costalada empezando por Barcelona, donde, según un sondeo de 'El Mundo', ganaría Ada Colau. A escala autonómica, CiU perdería al menos 15 de sus 50 escaños, según las mejores previsiones que manejan, con Ciudadanos codeando por el segundo puesto y con una notable irrupción de Podemos.

2015 será el año de las varias citas electorales, pero también, como ya ocurrió en Andalucía, de la constatación de que quien manda en el calendario no son los españoles o los 4 años previstos por la ley sino la arbitrariedad de quien maneja el calendario.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios