www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ALARMA: EL DÉFICIT PUEDE DISPARARSE

miércoles 06 de mayo de 2015, 12:47h
Año abrumadoramente electoral para España este del 2015. Bruselas contempla...

Año abrumadoramente electoral para España este del 2015. Bruselas contempla desde una larga experiencia lo que puede ocurrir. El Gobierno desea antes que nada ganar las elecciones. Y para ello, aunque de forma enmascarada, suele caer en la tentación de incrementar el gasto público. Una parte del empleo que se está generando deriva de la contratación de funcionarios. Zapatero rizó el rizo de esta fórmula con grave repercusión para el futuro. Los socialistas han dado ejemplo en Andalucía de hasta dónde se puede llegar poniendo a sueldo a un porcentaje relevante de la población. Claro que el PNV en el País Vasco y CiU en Cataluña han hecho lo mismo que el PSOE en la Andalucía subsidiada. El ejemplo del PRI mexicano y de la social democracia sueca ha conformado una buena parte de la política socialista en España.

Bruselas ha dado ya la voz de alarma. Si el Gobierno de Rajoy y las Autonomías siguen incrementando el gasto público, por muy explicable que sea en año electoral, España no cumplirá con el déficit establecido para 2015 y 2016. Según las autoridades europeas, ese déficit crecerá en siete décimas y ascenderá al 4,5 este ejercicio y al 3,5 el próximo. La salud general de la economía española que todos están subrayando quedará en parte comprometida. Y la deuda continuará balanceándose como la espada de Damocles sobre la cabeza de España.

La crecida de impuestos es ya tan desmesurada que no queda otro remedio que contenerla si no se quiere resquebrajar la entera economía. De lo que se trata es de contener el gasto público. En los tres últimos años eso se ha hecho en muy escasa proporción. Ahora, con motivo del año electoral, se han fragilizado las cautelas. Bruselas ha dado la voz de alarma y, aunque todavía los desajustes son digeribles, más vale que Mariano Rajoy se dé cuenta de que no debe ganar las elecciones a costa de volver a enrarecer la situación económica y la relación con Europa.