www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Espesa polvareda postelectoral británica

viernes 08 de mayo de 2015, 20:07h

Las elecciones generales en el Reino Unido de este 7 de mayo me dejan, de momento, más incertidumbres que certezas, porque tras la espesa polvareda electoral provocada –y con una primera fotografía de lo sucedido– aparecen poco claras en sus alcances y, acaso, un tanto controversiales, pues ni han sido la carnicería a los conservadores como lo temieron ni estos presentan objetivos tan claros para sustentar los cinco años que Cameron aspira a quedarse con mayoría suficiente.

Pues bien, los británicos han dejado en claro sus preferencias por vía de las urnas y sus apuestas, pero al mismo tiempo abren un panorama algo incierto para lo que se les viene a mediano y largo plazo. Y lo resultante se merece una lectura rápida y espontánea por tratarse de unas tan cardíacas votaciones.

La jornada electoral –en su tradicional jueves tan peculiar y distinguible del resto del mundo– ha contribuido a dejar en claro posturas cuyo peso real en las urnas no parece corresponder con la cascada de sesudos rumores previos. Ponderemos su justa medida, aquilatándolo sin los aspavientos, las suposiciones, las alharacas, las gesticulaciones y los estridentismos sancochados de sesudos análisis que pueden conducirnos a callejones sin salida, emitiendo conclusiones equivocadas o llevándonos a infundadas creencias, en vez de aproximarnos a la objetividad.

Emerge de las urnas un Cameron fortalecido, que hasta un día antes parecía que pasaría a la Historia solo como el sujeto que comprometió el futuro del Reino Unido, arriesgándolo en el referéndum escocés que casi pierde el año anterior –y pese a tener una economía en crisis– y que ahora resulta ser un personaje crucial en la nueva etapa que se afirma que nace en la política brit salir cocmcpometiendo en grandmedisa sus fututo inmediasto pese asolo represertle el 14% de su PIB. l eurofobia tan nombradas eánica, de unos años hacia adelante. Pero mis recelos provienen de que ha prometido todo como si no llevara cinco años en el cargo y ahora que tiene en sus manos otro quinquenio, deberá cumplir porque por poco y pierden los conservadores hasta la camisa, según se vaticinaba.

Parece que le ha funcionado el aparente bajo perfil con que se conduce – que gustara de tenerlo– aun tratándose de un político todoterreno y no obstante que apuesta el todo, jugándoselo en las más comprometedoras circunstancias. Muy British. Es la idea que tengo del sujeto. Miliband me parece tan verde y tan revanchista, que no me extraña que no lo votaran. Quizá le falta trabajar más su liderazgo. Al tiempo.

Los resultados preliminares, a pie de urna, revelados al cerrar las casillas electorales el mismo jueves, pasadas ya las veintidós horas locales, y luego las oficiales, muestran llamativos alcances. Por un lado no asoman ni el cantado euroescepticismo ni la eurofobia tan nombrada en el tradicional discurso británico y anticipada por los analistas, lo que se explica ya sea por una indiferencia al exterior sin antes no resolver lo interno y pienso que también por una mala lectura de lo sucedido. Miramos sí, un país involucrado en los temas públicos, donde la sanidad o el desmantelamiento o no del estado de bienestar quedan sobre la mesa antes que mirar al mundo o ni siquiera a Europa. Y no por indiferentes al planeta, sino por ser conscientes de que primero ha de construirse la política interna, para saber qué se requiere buscar afuera. Pero desde luego que Cameron deberá definir el tema de la integración a la Europa unida, permaneciendo o no en ella, de una vez por todas, dado que resulta insostenible mantener las vacilaciones y las sospechas sobre la vocación europeísta británica, siempre tan renuente al tema, poseedora de un inocultable sabor a sabotaje a Bruselas.

Por otra parte es sugerente que, de confirmarse los resultados, el partido nacionalista escocés tenga tan significativa presencia. A ver si la usa con inteligencia para construir y sumar y no para restar. No sabemos si va por desmantelar el Reino Unido, pero si tiene dos dedos de frente trabajará por Escocia y por compartir decisiones que son comunes a todas las entidades del país, no dejándolas en exclusiva a los ingleses, como puede pensarse que fue la tónica tradicional por siglos. A ver si están a la altura. Que con ellos se trata de avanzar y no de retroceder, pero créame que no espero mucho de ellos.

Ahora que, dígase, ni parece estar en riesgo el bipartidismo –y España merece tomar nota de ello pensando en sus propios comicios venideros, ya próximos– ni tampoco parece que exista mucho ánimo por secundar al partido de la Independencia. Sus argumentos pueden ser sensatos, pero los electores le han dado apenas algo. Quizá no baje la guardia, pero esta vez ha quedado muy rezagado, desmitificándose su influencia y su capacidad de convencimiento a un electorado que no prendió con sus discursos. ¿Será que los medios de comunicación inflaron lo que no daba para tanto? Es pregunta. De cualquier manera la urna habló y al igual que los nacionalistas escoceses el año anterior, deberá trabajar con ello y dejarse de cuentos chinos.

Luego entonces todo indica que por lo pronto, Isabel II no estrenará primer ministro. Así, llegará al 10 se septiembre de 2015 a romper la marca del monarca de más prolongado reinado de la historia de su país, superando a la reina Victoria con sus sesenta y tres años y medio en el trono como soberana, acompañada del mismo jefe de gobierno que observamos que le sienta cómodo (no como la Thatcher), cuyo lozano rostro contrasta con el suyo, apacible, pero ya con nueve décadas a cuestas.

Eso sí, que Cameron no es un Blair del cual podamos esperar mucho (y quizás no nos decepcione como sí lo hizo Blair) desprendido de un protagonismo tan característico de algunos predecesores recientes. Si Cameron consigue negociar su permanencia y tiene altura de miras, tal vez pueda despreocuparse por cinco años y esta vez sí convocar cuantos referéndums quiera y ha prometido. Sabe jugársela.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios