www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

Konrad Adenauer: El fin del nacionalismo y otros escritos y discursos sobre la construcción europea

domingo 10 de mayo de 2015, 13:24h
Konrad Adenauer: El fin del nacionalismo y otros escritos y discursos sobre la construcción europea

Prólogo de Belén Becerril. Encuentro/Instituto de Estudios Europeos-Universidad San Pablo-CEU. Madrid, 2015. 216 páginas.12 €

Por Alfredo Crespo Alcázar

Al celebrarse, como cada 9 de mayo, el Día de Europa, resulta especialmente oportuno hablar de Konrad Adenauer. Referirnos al político germano significa recordar al Padre Fundador de la Alemania que conocemos y de uno de los artífices de la actual Unión Europea. Figura fundamental en la inmediata segunda posguerra mundial, logró que su país se reintegrara en la comunidad internacional, asumiendo un rol protagonista, nunca secundario o marginal. Para ello, mostró una visión política que combinó a partes iguales realismo y pragmatismo, rechazando deliberadamente la neutralidad porque nos convertiría en objeto y nunca más seríamos sujeto” (pág. 151).

Gracias a su magisterio, Alemania adquirió la escarapela de socio fiable que no ha perdido desde entonces y su partido, la CDU, se convirtió en una máquina perfecta de ganar elecciones durante los años cincuenta, relegando a una suerte de oposición permanente a la socialdemocracia (SPD). El testigo de Adenauer lo han recogido, posteriormente, dos cancilleres tan mediáticos como Helmut Kolh y en la actualidad Ángela Merkel, aunque quizás el componente cristiano, innegociable para el exalcalde de Colonia, haya perdido peso en la ideología de la citada formación.

Por todo ello, supone un acierto que la editorial Encuentro haya publicado esta obra recopilando algunas de las más destacadas intervenciones del político alemán para acercarnos su ideología. Al respecto, el prólogo juega un papel fundamental pues en el mismo, la doctora Belén Becerril nos anticipa y contextualiza qué veremos y qué encontraremos en cada uno de los capítulos (discursos). La estructura narrativa resulta adecuada ya que emplear el orden cronológico, facilita la lectura y ordena el contenido.

Asimismo, la obra supone un manual de historia de Alemania y de Europa. En efecto, a lo largo de sus más de 200 páginas desfilan personajes como Spaak, Schuman, Churchill, Monnet... Con todos ellos, Adenauer mantuvo relaciones y no siempre estuvo de acuerdo. Por ejemplo, condenó “el desinterés” británico, tanto de conservadores como de laboristas, hacia la integración europea. Con sus propias palabras: Los tiempos en los que Inglaterra era una potencia extraeuropea, en mi opinión, se han terminado. Si Europa Occidental finalmente no se une y no se recupera ni política, ni económicamente, Inglaterra se verá afectada. Por lo tanto, considero que la cuestión de la promoción de la idea de Europa es también un tema eminentemente inglés y ojalá esta idea sea acogida y promovida como tal por el pueblo inglés” (pág. 71).

Igualmente, cuando la CEE fue avanzando, siempre mostró cautelas hacia el predominio de lo supranacional ya que bajo su punto de vista, esa Europa unida no debería fagocitar las identidades nacionales. En íntima relación con esta idea, consideró a la comunidad europea una organización abierta a la incorporación de nuevos Estados miembros.

A través de la obra, llegamos a la conclusión de que Adenauer, además de apostar por la paz, defendió una pedagogía muy concreta, dentro de la cual ocupó un lugar prioritario el recuerdo de los años (y los daños) del nazismo, nunca con fines victimistas, sino para evitar, precisamente, que ese pasado trágico volviera a repetirse.

Finalmente, su rechazo del nacionalismo, lejos de hacerle caer en la grandilocuencia (o en la retórica vacua) ilustraba en 1955 lo que hoy acontece en determinados escenarios: “No existen ya problemas importantes que sean exclusivamente alemanes o incluso exclusivamente europeos. Tendremos que aprender a pensar y a actuar en términos mayores […] No deberíamos pensar que ciertos países están lejos de nosotros y por tanto no nos interesan […] Lo que ocurre en el Este de Asia nos preocupa tanto como lo que ocurre en nuestras fronteras. Cuando se trata de las repercusiones de los sucesos políticos, Oriente y Occidente están conectados de manera directa” (págs. 173-174).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.