www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EXPOSICIÓN EN EL MUSEO LÁZARO GALDIANO

Rosario Weiss: la desconocida artista ahijada de Goya

Elena Viñas
x
elenavinaselimparciales/11/5/11/23
martes 12 de mayo de 2015, 17:39h
El Museo Lázaro Galdiano inaugura esta semana una exposición dedicada a la obra de Rosario Weiss, ahijada de Goya, cuyos dibujos y litografías siguen siendo desconocidos para el público no especializado. A él le unió una relación mutua de cariño y de él aprendió las claves del dibujo durante sus años de convivencia.
Dibujos de Rosario Weiss ©Museo Lázaro Galdiano
Dibujos de Rosario Weiss ©Museo Lázaro Galdiano

Leocadia Zorrilla, ama de llaves de Francisco de Goya, vivió con sus hijos Guillermo y Rosario en el domicilio del pintor desde 1821 hasta 1828, primero en Madrid y después en Burdeos, a donde se habían trasladado con él huyendo de Fernando VII.

La joven Rosario Weiss, que tenía 14 años cuando Goya expiró, gozó del privilegio de ser testigo de la cotidianidad del pintor, lo que le permitió compartir con él sus primeros pasos en el dibujo, técnica que aprendió gracias a las indicaciones de su improvisado maestro.

Después de aquel primer contacto con el lápiz y el papel, y tras el fallecimiento de su mentor, Rosario ingresó en una escuela especializada en Burdeos y más tarde, tras el decreto de la amnistía fiscal, en el Museo del Prado y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando como copista.

Es la historia de una artista desconocida protegida por Goya, cuyo aprecio por aquella niña a la que llamaba 'mi Rosario' dejó constancia en sus cartas: “Quisiera que usted la tuviera como si fuera hija mía ofreciéndole la recompensa ya con mis obras o con mis 'averes'”, le escribe el pintor a Joaquín María Ferrer mientras Juan Antonio Rascón recoge que “empezó a enseñarle el dibujo a los siete años al mismo tiempo que aprendía a escribir obligándole a copiar principios como el lapicero, le hacía en cuartillas de papel figuritas, grupos y caricaturas de las cosas que podían llamar su atención”.

Exposición de dibujos

Son testimonios recogidos por el Museo Lázaro Galdiano, que inaugura esta semana una exposición sobre la obra de Rosario Weiss, de la que contaba en sus fondos con ocho dibujos sueltos y un álbum con la copia de Los Caprichos de Goya. Si bien, una investigación llevada a cabo en el último año le ha permitido revisar su colección y ampliar a 58 el número de trabajos atribuibles a esta artista, que también practicó la técnica de la litografía.

“Fueron adquiridos por José Lázaro Galdiano y formaban parte del gabinete de dibujos y estampas del museo”, explica a este periódico Carlos Sánchez Díez, comisario de la muestra, al tiempo que añade que estos dibujos “figuraban hasta ahora como obras anónimas” pasando ahora a formar parte de la trayectoria artística de la ahijada de Goya.

Pese a la trascendencia de su mentor, el nombre y la obra de Weiss son mayoritariamente desconocidos. “Para el público en general es muy poco conocida, si acaso algo más entre los historiadores del arte y, especialmente, entre aquellos interesados en Goya y su entorno”, cuenta Sánchez.

“Historiadores como José López Rey, José Álvarez Lopera y Jaime Esaín han investigado sobre su vida y obra, y también conocemos bastantes datos de su biografía gracias a su necrológica escrita por Juan Antonio Rascón en la Gaceta de Madrid”, explica el comisario.

Su relación con Goya

Compartieron un sentimiento mutuo de cariño: “Convivieron muchos años, como mínimo desde 1821, quizá antes, y hasta la muerte de Goya en 1828. En cartas del pintor es posible percibir su aprecio por Rosario, pues debió ser una alegría para un hombre mayor vivir acompañado de esta niña de talento precoz, a quien enseñó a dibujar trazando bocetos de figuras, animales y caricaturas, que luego ella copiaba o repasaba a tinta”.

Sobre el rumor de si fue hija de Goya, el Museo del Prado se pronuncia así: "Algunos opinan que Rosario Weiss podría ser hija del pintor, pero es imposible demostrarlo".

La muestra inédita sobre la obra de Weiss, que podrá visitarse a partir del 14 de mayo, recorre sus trabajos en cinco etapas. Formación junto a Goya en Madrid y en Burdeos – dibujos de animales y caricaturas, y una versión de un autorretrato -; pequeño retrato – personajes del Liceo Artístico y Literario de Madrid, institución a la que perteneció-; dibujos de moda – figurines con indumentaria -; dibujos para litografías y copias de obras de Goya – Los Caprichos, Autorretrato y Retrato de Maíquez-.

¿Conservan el Museo del Prado y la Real Academia de Bellas Artes alguna de esas copias? “Sí”, responde Sánchez: “En el Prado hay un dibujo adquirido recientemente por el Estado y en la Real Academia hay dos pinturas. Además, en la Biblioteca Nacional se conservan un buen número de dibujos y litografías, así como en la biblioteca de la Real Academia Española y en la Hispanic Society de Nueva York”.

La exposición se podrá visitar del 14 de mayo al 29 de junio. La entrada es gratuita.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios