www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TERCER “NO” A SUSANA DÍAZ

jueves 14 de mayo de 2015, 13:04h
Salvo Susana Díaz, todos sabíamos que los distintos grupos políticos prolongarían la inestabilidad andaluza...
Salvo Susana Díaz, todos sabíamos que los distintos grupos políticos prolongarían la inestabilidad andaluza hasta después de las elecciones municipales y autonómicas. Según los resultados de esas elecciones, el Partido Popular, Izquierda Unida, Ciudadanos y Podemos decidirán lo que les conviene hacer. Y digo lo que les conviene hacer y no lo que conviene a los andaluces, porque si de verdad les preocupara el bienestar del pueblo andaluz habrían abandonado el oportunismo y respaldado ya la continuidad de la presidenta en funciones.

Las mentes más claras del PSOE, y entre ellas Felipe González, se dieron cuenta de que el retroceso del partido se había generalizado en toda España, salvo en la Andalucía subsidiada que, desde hace cuatro décadas, vota a favor de los que la subsidian al estilo del PRI mexicano o la social democracia sueca. Así que decidieron anticipar las elecciones andaluzas con un fútil pretexto de ingobernabilidad.

Esa ingobernabilidad se ha acentuado tras las elecciones autonómicas andaluzas pero el efecto de imagen se ha conseguido. El PSOE ganó las elecciones dando la sensación de que no está hundido en el pozo de los tiempos perdidos.

Difícil saber qué ocurrirá con Susana Díaz tras el 24 de mayo porque desconocemos lo que depararán las urnas de las elecciones municipales y autonómicas. Pero si Ciudadanos y Podemos se mantienen en sus trece, lo inteligente sería que Mariano Rajoy ordene al inexistente Moreno la abstención para permitir el gobierno de Susana Díaz y salir de la ambigüedad que perjudica a los andaluces y también a los dos grandes partidos.