www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

Joan Didion: El año del pensamiento mágico

domingo 17 de mayo de 2015, 16:56h
Joan Didion: El año del pensamiento mágico

Traducción de Javier Calvo. Literatura Random House. Barcelona, 2015. 192 páginas. 18,90 €. Libro electrónico: 11,99 €


Por Pepa Echanove

“Sobre las nueve en punto de la noche del 30 de diciembre de 2003, mi marido, John Gregory Dunne, pareció experimentar (o experimentó), sentado a la mesa donde los dos nos disponíamos a cenar en la sala de estar de nuestro apartamento de Nueva York, un infarto masivo y repentino que le causó la muerte. Nuestra única hija, Quintana, llevaba cinco noches inconsciente en una unidad de cuidados intensivos… Este es mi intento de asimilar el período que vino a continuación: las semanas y los meses que se llevaron por delante cualquier idea fija que yo pudiera tener de la muerte, de la enfermedad, de la probabilidad y de la suerte… ” La escritora norteamericana Joan Didion narra en este libro, merecedor del National Book Award en 2005 y finalista del Pulitzer, la crónica de la muerte de su marido, también célebre escritor y guionista, y cómo afrontó el primer año de su ausencia.

Su reciente publicación en castellano, gracias a la traducción de Javier Calvo, coincide precisamente estos días con la puesta en escena de una adaptación escénica en forma de monólogo en el Teatro Español de Madrid, dirigida por Juan Pastor e interpretada por Jeannine Mestre (en cartel hasta el 14 de junio). El estreno de la versión original tuvo lugar en Broadway en 2007, protagonizada por la actriz Vanessa Redgrave en el papel de la escritora. Joan Didion es además la autora de Noches azules (2012), otro libro que refleja en clave personal las relaciones padres-hijos, a raíz de la muerte de su hija Quintana, acontecida en 2005. El año del pensamiento mágico afronta el doble reto de contar una tragedia familiar profundamente dolorosa e íntima y de hacerlo de forma literaria sin caer en un melodrama fácil.

Para ello la autora se sirve de las dos herramientas que mejor conoce, las palabras y la estructura del texto, ofreciendo una crónica casi documental y mucho más racional que emocional, del dolor, de la ausencia, del vacío y del sinsentido de la muerte: “Te sientas a cenar y la vida que conocías se acaba. En un abrir y cerrar de ojos”. En el relato se incluyen numerosas alusiones y detalles médicos, referencias de obras y ensayos científicos sobre temas como el duelo y el dolor que confieren un cierto distanciamiento con el drama personal. Se intercala la cronología detallada de los momentos previos y posteriores al fallecimiento de John Gregory Dunne, con referencias y recuerdos de sus cuarenta años de matrimonio (algunos difusos, otros premonitorios, la mayoría en forma de diálogos breves, apenas de una o dos frases: al final ¿son las palabras lo único que queda?).

Igualmente discurre en paralelo el tiempo presente de la autora, entre enero y diciembre del 2004, quien por aquel entonces tenía que lidiar con la enfermedad de su hija ingresada en distintos centros hospitalarios. Estamos ante todo ante un testimonio de resiliencia y de supervivencia. “Los supervivientes miran hacia atrás y ven presagios, mensajes que se perdieron. Recuerdan el árbol que se murió y la gaviota que se estrelló contra el capó del coche. Viven por medio de símbolos”. A lo largo de la lectura percibimos precisamente que ese ritmo obsesivo de encadenar los símbolos con su significado; lo pensado con lo sentido; lo dicho con lo omitido; lo vivido con lo recordado; lo observado con lo ignorado, traduce el deseo también compulsivo de la autora de trascender y de comprender la muerte en la esencia de su propio sinsentido. El desahogo vital y el autoanálisis comedido y sin excesos de Joan Didion aportan una visión completa y unitaria de la muerte, desde el instante fugaz e incomprendido, pasando por el dolor y la gestión del duelo. “Si queremos seguir vivos llega un momento en que tenemos que dejar ir a los muertos, dejarlos ir, dejarlos muertos. Dejar que se conviertan en la fotografía de la mesa”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios