www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

2015: Elecciones intermedias mexicanas

lunes 08 de junio de 2015, 19:09h

Pues al fin de produjeron las esperadas, reñidas y complejas elecciones intermedias en México. Unas elecciones cardiacas en medio de campañas sucias protagonizadas por actores políticos poco éticos, deseosos de no perder un ápice de su poder (lo normal en todas partes, ya se ve) y contando con una participación calculada de forma preliminar que ronda el 48%, que no está mal considerando que la convocatoria era para 87 millones de votantes (casi el doble que la población total del España).

Unas elecciones en que merodearon el voto de castigo, el abstencionismo y el gravísimo voto nulo que erosiona la democracia y coloca a los nulovotantes en personajes de ilegible mensaje. Al final el voto nulo ha sido derrotado, pues la gente ha preferido manifestarse con claridad. Eso es positivo. También nos coloca frente a un narcotráfico que no se sabe hasta dónde se ha colado en las candidaturas y desde luego, también han visto la violencia focalizada –y esto es importante destacarlo, porque ni es todo el país ni mucho menos– que ha obedecido a confrontaciones políticas lejanas de la materia electoral; una violencia más, desatada por golpeadores de los partidos políticos más autoritarios, dispuestos a amedrentar a votantes, que igual ha sido prodigada por grupos de poder que no desean perder sus cotos, como los miembros de la Coordinadora de maestros, que han forzado el proceso electoral en Oaxaca.

El PRI no ganó con la contundencia que buscaba y la oposición le ha asestado golpes importantes, pese al clima electoral adverso para que avance y legalmente aún siendo un proceso electoral poseedor de artimañas favorecedoras de la chapuza electoral. El PRI y sus aliados, partidos satélites impresentables como Nueva Alianza y el Verde, es posible que no alcancen la mayoría necesaria para que Peña Nieto cierre su sexenio sin mayores complicaciones, quedando entonces obligado a sentarse a negociarlo todo con las oposiciones. Y eso no lo deseaba. Pero en caso de alcanzarla, el resto de las fuerzas políticas no parecen animadas a dejarles el camino libre y fácil.

Han sido unas elecciones intermedias nacionales entrecruzadas con las estatales (de provincias) que han visto muy parejos los resultados, pero que todo indica que el traspaso de cargos públicos hacen perder más que ganar al PRI, el partido en el gobierno nacional. Lo que recupera, el estado de Sonora, no compensa lo que pierde: Querétaro, Nuevo León, la pérdida de votación en Colima o alcald a dejar de ser alienado e irresoonsable. ombre oficial d ela provincia. od entonces obligado a senytarse a negociarlo todombrosías de Guanajuato. La provincia de Peña Nieto, el Estado de México, verá un retroceso al PRI que impacta en la idea de que Peña Nieto la dejó impecable al terminar su mandato de gobernador. Bien dijo allí la campaña opositora: “Estado de México, estado de alerta”, jugando con el nombre oficial de la provincia casándolo con su desastrosa situación en todas las materias a manos del PRI.

Así, despejando dudas, Peña Nieto queda en una posición comprometedora que le obligará a dejar de ser tan alienado e irresponsable. Quizá sea mucho pedir.

Tomando en cuenta solo datos preliminares, la primera fuerza opositora termina siendo la derecha representada por el partido Acción Nacional, que desdibuja a una izquierda ausente en muchas provincias, dividida con competidores similares, alzándose ambas corrientes con triunfos no menores pero insuficientes, como para suponer que un relevo del PRI es inminente. La izquierda dividida y sin grandes triunfos ha perdido su hegemonía en la capital. Ha recuperado Michoacán, entidad azotada por el narco que dejó crecer cuando la gobernó tres años antes y que solo conoció de inestabilidad a manos del PRI.

Estamos viendo la irrupción de un candidato “independiente” que dejó las filas del PRI y gana la gubernatura de Nuevo Léon, un estado industrioso. No por ello quiera decir que los candidatos independientes se pondrán de moda. Y falta ver si de verdad sus 30 años en el PRI puede dejarlos de lado, como para alardear que ha quebrado el sistema de partidos como afirman los despistados.

La izquierda nos regala una nueva modalidad: la presencia del Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, un partido basado en células diseminadas por todo el país, como tiña y siguiendo el modelo de Hugo Chávez, que va cobrando presencia y la tendrá en el Congreso Nacional. Mas no con la contundencia que parecía que obtendría.

Así, en este toma y daca postelectoral, lo que se observa es que ha campeado todavía la impunidad de algunos partidos y ha faltado más cordura y más decencia si cabe pedirla, a los políticos. Por lo pronto, decirle a usted que han sido una elecciones que reavivan la presencia opositora con miras a las presidenciales de 2018. La gente no es tonta. Sabe esperar y está valorando. Y lo más importante: está actuando.

Ciertamente que los ciudadanos esperan soluciones, pero también es verdad que los resultados en las urnas no las anticipan del todo. Por lo pronto, considero que el PRI salió muy raspado y la oposición midió armas hacia 2018.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios