www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Discurso que Arriola no aconsejaría a Rajoy

lunes 08 de junio de 2015, 19:25h
Apreciados y sufridos conciudadanos:

Con humildad deseo pedir perdón. Quiero a mi país y a las personas que lo integran, me importa España y trabajo por el bienestar de todos ante las adversidades; mi intención ha sido honrada aunque no lo pareciera. Me ha costado entender, y sobre todo aceptar, que las iniciativas de mi gobierno no han satisfecho a gran parte de cuantos nos votaron y otorgaron una mayoría absoluta para remontar la peor crisis institucional y económica de nuestra democracia.

Ahora he comprendido el descontento que se ha manifestado ante las urnas y contemplo una perspectiva más amplia para superar este momento crucial en el que nuestro país afronta riesgos definitivos que podrían colapsar el futuro inmediato, así como causar daños irreversibles a medio y largo plazo. Acepto mi parte de responsabilidad. Ante todo os pido disculpas por no haber estado y en adelante prometo que no notaréis esa ausencia. Algunos dicen de mí que tengo la sensibilidad social de una ameba. Lamento, con veraz autocrítica, la imagen de indolencia que he manifestado ante personas muy necesitadas que no entendieron mis triunfalistas proclamas y así lo comunicaron en las pasadas elecciones autonómicas y municipales.

Una vez advertido de la situación real me veo en la obligación por conciencia, y sin más excusas, de cumplir con los compromisos por los que fue votado el Partido Popular y anuncio un plan de acción conducente a devolver la confianza a nuestros votantes retomando el programa electoral que durante tres años y medio fue descuidado. Para ello, en la consciencia de que son seis meses los que nos separan de las Elecciones Generales, convocaré reuniones con los colectivos que han protestado acerca de los incumplimientos con el fin de comunicar y actuar en relación a las demandas elementales que hasta ahora no han sido escuchadas.

De nada sirve lamentar los errores que no quise ver y que perjudicaban a quienes confiaron en una formación política con mayoría absoluta. La intención por si sola es insuficiente siendo ahora inexcusable la reacción vital para evitar que el daño vaya a más.

El juego democrático no se gana si se pierden las elecciones aun siendo la formación más votada. No perdemos los responsables sino los ciudadanos que nos confiaron sus inquietudes y aquellos a los que confundimos para no volver a otorgarnos confianza en los pasados comicios. Entiendo que esto ha de cambiar. No puedo realizar en seis meses lo que no hice en tres años y medio, pero sí plantar las bases de la certidumbre para expresar el pesar sobre los errores pasados y la esperanza por enmendarlos considerando lo que todos nos jugamos al día de hoy en España, nuestro país, el de todos.

Así pues, consciente de que el Partido Popular ha de ganar las elecciones para evitar alianzas de fuerzas minoritarias que pueden perjudicar definitivamente nuestra andadura como país democrático, he ordenado actuaciones acordes al objetivo de recobrar la fe no solo por quienes nos votaron sino también para cuantos no han pensado en hacerlo, al sentir hasta este momento a un gobierno de tecnócratas alejado de las inquietudes de sus ciudadanos. Ahora todos hemos de ser pueblo para remontar las dificultades. Un Ejecutivo junto a la Ciudadanía por la ciudadanía.

Es obligado echar con decisión el freno para retomar un camino correcto. No fue útil satisfacer las exigencias de los enemigos del bienestar de todos, pasivizando una labor de gobierno que ha incrementado la gravedad de los problemas.

Todo eso se va acabar. Modifico la siembra con vistas a recuperar la confianza de nuestro electorado y movilizar a la mayoría absoluta que evitaría la especulación radical con alianzas de las minorías para asfixiar al conjunto. El horizonte es ganar las próximas elecciones lejos de los riesgos populistas o la especulación sectaria y para ello vamos a cosechar en los campos adecuados, económicos, sociales, y políticos.

El Gobierno abordará el incumplimiento programático del 2011, reuniéndose con los perjudicados para enderezar lo torcido sin complejos y con firmeza:

-Protección de las Víctimas del terrorismo.
-Ley del aborto.
-Reducción de la presión fiscal a cuenta de la revisión del gasto superfluo, generado por el conglomerado de las administraciones públicas.
-Preservación de la integridad territorial.

Asimismo, igual se proyectará este plan de acción con otros puntos de la campaña electoral del 2011. Volvemos a los orígenes para rectificar con intensidad.

Entre todos hemos de conseguir unir las fuerzas acercando las posiciones, las mismas por las que la mayoría del pueblo español confió en nosotros y que hemos decepcionado. Conscientes de esa frustración me comprometo a trabajar con mi Gobierno para corregir los errores. La siembra ha empezado y pienso demostrar que conseguirlo entre todos es posible.

Por último, voy a prescindir de quienes en el mal consejo me llevaron a las lindes de la derrota de todo un país. Pedro Arriola no volverá a entrar a mi despacho ni será escuchado en adelante. El consejo llegará de cuantos colectivos representados puedan aportar la reflexión para escuchar las demandas legítimas que figuran en el programa electoral del 2011; cuando ganamos para construir lo que aún es posible.

Confío en que las encuestas respecto a las Elecciones Generales vayan favoreciendo la expectativa de una estabilidad política donde los pactos ideológicos no estén por encima de los intereses de los ciudadanos, pero comprendo que estamos moralmente obligados a promover la confianza perdida.

Nos debemos, entre todos y ante todos, a una muy intensa labor de recuperación por delante. A partir de ahora el Partido Popular es, atiende y actúa. Todo es más fácil cuando se cumple lo prometido. No debería haber sido tan complicado.

Mariano Rajoy Brey
Humilde aspirante a gobernar, esta vez sí, honesta y coherentemente
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.