www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTRENA HABLAR

Joaquín Oristrell: "La ficción tiene a veces más fuerza que la noticia o el documento"

jueves 11 de junio de 2015, 13:25h
El cineasta barcelonés Joaquín Oristrell estrena este viernes Hablar, una cinta rodada en un plano secuencia de 80 minutos por el madrileño barrio de Lavapiés. Un proyecto parido junto a Cristina Rota que inauguró la última edición del Festival de Cine de Málaga como un homenaje a la palabra y a la comunicación.
Joaquín Oristrell: 'La ficción tiene a veces más fuerza que la noticia o el documento'
Ampliar
Tras una etapa centrado en proyectos para televisión, el realizador Joaquín Oristrell (Dieta Mediterránea, Va a ser que nadie es perfecto, ¿De qué se ríen las mujeres?) vuelve a la gran pantalla con una propuesta distinta, arriesgada y conceptual que llega este viernes a las salas tras inaugurar el pasado mes de marzo el Festival de Cine de Málaga. Con Hablar, el cineasta propone una reflexión sobre el 'hoy' español y a la palabra como esperanza infinita, como último reducto de lucha, divergencia y -"no todo va a ser malo", dice- felicidad, pasión o evolución. Para ello, Oristrell se atreve con un plano secuencia de 80 minutos que recorre el madrileño barrio de Lavapiés, desde la boca de metro hasta la Sala Mirador, sede de la escuela de actores de Cristina Rota y cuna del proyecto que ha parido la película.

Los veinte personajes (interpretados por actores como Goya Toledo, Marta Etura, Miguel Ángel Muñoz, María Botto, Antonio de la Torre, Raúl Árevalo, Juan Diego Botto, Sergio Peris-Mencheta, Secun de la Rosa, Melanie Olivares o Nur Al Levi, entre muchos otros) entran y salen del plano y dejan oír al espectador una parte de sus historias, que son la Historia contemporánea del país: paro, corrupción, hambre, entrevistas de trabajo, malos tratos, nuevos partidos políticos, tecnologías, televisión...

Hablar propone darse un paseo por un barrio del Madrid castizo y multicultural con los oídos abiertos para conocer a los personajes que lo pueblan y hacer un retrato de la sociedad actual. Al final del recorrido, la cinta se despega de la tragicomedia social para adquirir un tono conceptual que Oristrell moldea como homenaje a la comunicación, a la palabra y a su vehículo teatro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.