www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS, GRECIA, LA UNIÓN EUROPEA

martes 23 de junio de 2015, 13:48h
Nunca he dudado de que, al menos en esta ocasión, se superaría el contencioso Grecia-Europa, a pesar de los arreones...
Nunca he dudado de que, al menos en esta ocasión, se superaría el contencioso Grecia-Europa, a pesar de los arreones de la extrema izquierda instalada en el Gobierno heleno. Frente a las intransigencias iniciales europeas se alzó desde el primer momento la posición de la primera potencia del mundo. A la pax americana no le convenía que una Grecia escindida de Europa se entendiera con la política rusa de Putin y con el dinero copioso de China.

Estaba claro que Washington exigiría a Angela Merkel y a sus lacayos europeos negociar hasta la extenuación con Grecia y mantenerla en la Europa unida. Quedan algunos flecos por arreglar pero parece claro que Estados Unidos se saldrá con la suya y las cosas no cambiarán. Grecia tiene una geografía estratégicamente clave en la zona de máxima preocupación para la primera potencia del mundo: el Oriente Medio, con el permanente contencioso Israel- mundo árabe y la ebullición armada de un islamismo cada vez más incontrolado.

En todo caso, habrá que convenir que, aunque sea provisionalmente, el encauzamiento de la situación helena beneficia a las naciones europeas, sosiega las bolsas y endereza las primas de riesgo. Y lo más importante, como explicó Mario Vargas Llosa en un artículo magistral: histórica y culturalmente no se puede concebir Europa sin Grecia. Atenas es la cuna del ser europeo. Allí nacieron la filosofía, el teatro, la literatura, las artes, la arquitectura y la ciencia que han informado la entera vida europea a lo largo de los siglos.