www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENTRE ADOQUINES

Vuelve a casa vuelve, sin Sanidad

Como está más que comprobado que vivimos tiempos de despropósitos al por mayor, quizás este asunto ya no sorprenda a muchos, pero a quienes sí ha ido dejando perplejos ha sido a los jóvenes, o no tan jóvenes, que habiéndose marchado a buscarse la vida al extranjero regresan a casa por vacaciones y se encuentran con que sus médicos de siempre en la Seguridad Social no pueden atenderlos. No, al menos, sin poner la pasta por delante. “Su tarjeta sanitaria ha sido desactivada”, es la frase que por lo general reciben como explicación durante tan disparatado trance. En ocasiones, la visita al centro de salud surge de manera inesperada mientras uno está de fugaz visita en casa, pero quien ha vivido fuera sabe bien que, cuando es posible, se espera a las ansiadas vacaciones para planificar no solo las reuniones con familia o amigos, sino también las oportunas revisiones médicas con los facultativos que conocen desde hace años. De modo que la sorpresita que aguarda, tanto en el primero como en el segundo de los casos, es un dislate superlativo. ¿Qué ha ocurrido con su cobertura sanitaria y por qué nadie ha informado de tan importante cambio de régimen?

Si ya resulta kafkiana la escena descrita, más turbador parece aún que haya personas que solo sabrán de su situación en el momento en el que tengan que hacer uso de la tarjeta de la Seguridad Social. De modo que si quien lee esto vive fuera del país o tiene amigos y familiares expatriados, más vale que haga, o recomiende hacer, la prueba. En definitiva, que se cerciore en cuanto pise su añorado terruño de que su tarjeta continúa en vigor. Porque esta demencial situación no ocurre con todos los que viven fuera, y parece probable que los datos de a quien se le desactiva la dichosa tarjeta vengan del consulado español sito en la ciudad extranjera en la que viven y trabajan. Un desatino más, porque el consulado está precisamente para lo contrario. Si uno se inscribe en él es para que tu país te informe, vele por tu seguridad, sepa dónde localizarte en caso de catástrofe o necesidad, facilite tu derecho al voto o renueve los correspondientes documentos. En definitiva, para acceder a un trocito de España aunque estés instalado a miles de kilómetros de distancia. Por eso, ya hay quien prefiere ahorrarse un trámite – el de informar al consulado de su estancia - que, sin embargo, resulta muy necesario o, en todo caso, recomendable.

Pero como tampoco está comprobado – mucho menos admitido por las autoridades competentes – que sea la inscripción en el consulado lo que a los 90 días de ser realizada te deje sin cobertura sanitaria, los movimientos “Yo Sí Sanidad Universal” y “Marea Granate” han aprovechado el periodo estival – cuando la mayoría de los emigrantes vuelve a casa por vacaciones - para lanzar un llamamiento a todos los que podrían encontrarse un día en tan desagradable tesitura. Y han lanzado la campaña #VuelveSinSanidad con el objetivo de dimensionar cómo, cuánto y en qué Comunidades Autónomas se están produciendo estos casos de exclusión sanitaria. A través de dicha campaña, piden que se compruebe si la tarjeta sanitaria ha sido o no desactivada, porque habrá, como decíamos, personas que estén en un limbo sanitario sin ni siquiera ser conscientes de que dos Reales Decretos de 2012 y una Ley de 2013 pueden haber cambiado radicalmente el acceso a sus médicos. Después de la reforma, la Tarjeta Sanitaria Europea ha sido, por ejemplo, sustituida por un Certificado provisional con una validez máxima de 90 días.

Si en algún momento la reforma se “aplaudió” para atajar determinados casos “sangrantes”, como el del denominado “turismo sanitario” que en muchas localidades turísticas desbordaba hospitales, centros de salud o consultas médicas, a causa de los veraneantes extranjeros – en su mayoría jubilados de clase media-alta que venían a España a recibir tratamientos o someterse a intervenciones quirúrgicas que no se cubrían en los sistemas sanitarios de sus respectivos países –, y que, para colmo, ponían en números rojos el correspondiente presupuesto de Sanidad en el país donde no cotizaban ni pagaban impuestos, lo cierto es que a alguien se le fue la mano con la tijera, llevándose también por delante la Sanidad Universal para los nacidos en España, con independencia de que vivan en las Antípodas y solo vuelvan a casa como el turrón. O durante el verano.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.