www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Amos Oz: Una historia de amor y oscuridad

domingo 09 de agosto de 2015, 18:32h
Amos Oz: Una historia de amor y oscuridad
Traducción de Raquel García Lozano. Siruela. Madrid. 704 páginas. 26 €. Libro electrónico: 9,99 €

Por Verónica Meo Laos
Criado en una familia campesina y, tras haber abandonado la escuela a los 14 años, Sherwood Anderson (Ohio, 1876 - Panamá, 1941) trabajó en diversos oficios. Fue soldado durante la guerra entre España y Estados Unidos en Cuba. Luego se mudó a Chicago para dedicarse de lleno a la literatura. Su obra más célebre, Winesburg, Ohio, es una colección de 22 relatos vinculados entre sí. A mitad de camino entre el análisis psicológico y el sociológico, este libro, que ha sido considerado por la crítica como uno de los mejores en lengua inglesa del siglo XX, describe las frustraciones de los habitantes de una pequeña comunidad rural incapaces de adaptarse a las nuevas formas de vida.

Nacido como Amos Klausner, Amos Oz (Jerusalén, 1939) es novelista, escritor y periodista israelí. Fundador del movimiento pacifista Shalom Ajshav es, además, profesor de Literatura en la Universidad de Ben Gurión de Beer Sheba y miembro de la Academia Europea de Ciencias y Artes. Estimado como uno de los más importantes escritores contemporáneos en hebreo, obtuvo varios premios internacionales entre ellos: Israel de Literatura (1988), Goethe (2005) y Príncipe de Asturias (2007). Ha sido candidato al Premio Nobel de Literatura por varios años consecutivos. Su libro autobiográfico Una historia de amor y oscuridad fue llevado al cine por Natalie Portman. El filme, que marcó el debut de la actriz norteamericana como directora, fue estrenado en Cannes hace poco más de dos meses.

¿Qué pudo unir dos biografías de escritores en apariencia tan distantes, uno norteamericano nacido a finales del siglo XIX y otro israelí contemporáneo? La palabra y la fascinación por las historias mínimas.

En efecto, la frondosa novela de Oz es una historia atravesada por el amor y la oscuridad, dos fuerzas en tensión que interactúan en la biografía del autor para desentrañar una multitud heterogénea de emociones soterradas, neurosis, aromas a exilio y utopías truncadas a lo largo de varias décadas. En esta trama de relatos es posible rastrear las huellas de una continuidad de sentidos a lo largo de las vidas de los familiares del autor, todas piezas imprescindibles de un rompecabezas que continúa construyéndose y que cobra significación a medida que el narrador en primera persona se abandona al ejercicio de la memoria.

“Escrita en hebreo, Una historia de amor y oscuridad quizá pueda hablar al lector de las conciencias de Israel, quizá pueda hablar a los hombres y las mujeres de las conciencias de otras generaciones, culturas e idiomas. Éste es el extraordinario milagro de la literatura”, declaró Amos Oz.

A modo de autobiografía novelada, en la epopeya de la familia del autor y en los pequeños desafíos de heroicidad cotidiana encarnados en el padre, un intelectual grisáceo cuya inteligencia estuvo muy por encima de su buena fortuna y, en su esposa, una mujer de fina sabiduría e imaginación exquisitas, se condensan los orígenes familiares de Amos Oz, los relatos de su infancia en Jerusalén y después su pubertad, los sueños adolescentes y el despertar al amor en el kibutz de Hulda. Pero los personajes concretos son mucho más que protagonistas novelados, son verdaderos sujetos históricos atravesados por la trama intertextual que anuda lo biográfico a una descripción detallada de la vida cotidiana en el Jerusalén y el Tel Aviv del período de entreguerras.

La trama narrativa no sigue una línea ascendente, antes bien va hacia delante y hacia atrás siguiendo el derrotero de la memoria, su coherencia y sus contradicciones y, en ese devenir, espeja más de cien años de historia familiar, una saga de cuatro generaciones de soñadores, amantes románticos, intelectuales, príncipes y mendigos. La unidad histórica cobra sentido definitivo en la construcción de un Amos Oz que libra su propia batalla personal que lo llevará de ser un joven tímido, flacucho y pálido, a aceptar su destino de escritor y sus desvelos políticos.

Así el narrador en primera persona deviene guardián de las redes discursivas y, asimismo, un tzadik o taumaturgo capaz de descifrar la materia significante detrás de las existencias de los antepasados que se entrecruzan. Pero este valor de la memoria minuciosa es un camino plagado de apellidos y anécdotas cuya contracara es la posibilidad de volverse tedioso para el lector de los tiempos del zapping y las redes sociales.

En resumen, con grandes momentos emotivos -como por ejemplo el maravilloso elogio del universo femenino encarnado en la figura de la madre- Una historia de amor y oscuridad es una obra literaria densa pero, a la vez, valiosa de un escritor que con justeza ha sido reconocido como uno de los autores más reputados de la narrativa israelí y un intelectual pacifista comprometido con el proceso de paz de Oriente Próximo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(1)

+
0 comentarios