www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

María Blanco: Las tribus liberales

domingo 23 de agosto de 2015, 18:27h
María Blanco: Las tribus liberales

Prólogo de Carlos Rodríguez Braun. Ediciones Deusto. Barcelona, 2015. 207 páginas. 17,95 €. Libro electrónico: 9,99 €

Por Alfredo Crespo Alcázar

María Blanco constituye una voz autorizada a la hora de definir y reflexionar sobre el liberalismo. Al respecto, conviene repasar su trayectoria: doctora y profesora de Historia de las Doctrinas Económicas y de Historia Económica en la Universidad San Pablo CEU (Madrid), miembro del Instituto Juan de Mariana y colaboradora de un buen número de medios de comunicación.

La primera virtud que sobresale de esta obra es su dinámico estilo narrativo. Para ello, emplea un lenguaje preciso pero alejado de la jerga técnica, repleto de anécdotas (la mayoría personales, ninguna abstracta o genérica) que permite una lectura rápida y una automática comprensión del mensaje. Así, aunque deliberadamente rechaza el metalenguaje, el rigor científico permanece intacto. Además, encontraremos ingente bibliografía y citas de autoridad.

En segundo lugar, pese a la defensa a ultranza que hace del liberalismo, no hallaremos un libro dogmático o sectario. A partir de la reivindicación de la tolerancia, María Blanco argumenta sus ideas para que el lector sea quien se decante bien por asumirlas, bien por rechazarlas.

Así, la autora patrocina la libertad, premisa que se traduce, por ejemplo, en que considere al utilitarismo como uno de los grandes enemigos del liberalismo. Esta condena se extiende hacia aquellos a los que se les llena la boca con la palabra solidaridad y que sin rubor exigen que, incluso por ley, se impongan determinados comportamientos. Las consecuencias de esta conducta son perniciosas ya que “la virtud a la fuerza deja de ser virtud y pasa a ser obediencia”.

Con todo ello, si hay un aspecto sobresaliente en la obra, es la autocrítica. Para la autora, los propios liberales tienen mucha influencia en que el liberalismo no goce de un éxito de público en España. María Blanco ha detectado entre sus colegas liberales la arraigada tendencia a expedir certificados de pureza o impureza liberal, hábito que también condena el prologuista, Carlos Rodríguez Braun.

Esta autocrítica la combina con la refutación de tópicos peyorativos que pesan sobre los liberales. Así, frente al estigma de “egoístas, ávidos de riqueza propia y ruina ajena” (pág. 15) les responde en los siguientes términos: “ser liberal va más allá de la defensa del libre mercado con el objetivo de que aumente la riqueza. Implica, además, la búsqueda de la excelencia, de la virtud, del comportamiento supererogatorio” (pág. 23).

En íntima relación con la idea anterior, María Blanco refleja el siguiente mantra: “¿Es usted pobre? Entonces usted no puede ser liberal. Porque el liberalismo, que predica la libre empresa y el libre comercio, va contra usted. ¿Cómo puede ser posible? Pues porque apoya a los ricos. Y apoyar a los ricos es ir en contra de los pobres” (pág. 135). Tras ello, lo refuta señalando que ha sido precisamente el binomio libre comercio + libre empresa el que ha sacado a muchos países de la pobreza, empezando por la propia Europa.

Por tanto, “que el libre comercio enriquece a los ricos, es cierto, pero ello no es sinónimo de que sea inmoral”. Otra cosa bien distinta es el concepto de crony capitalism con el que la autora pone el dedo en la llaga y apunta directamente a cierta clase empresarial cuyo supuesto liberalismo no es tal, sino que se basa en la cercanía al poder político de turno, del que obtiene prebendas.

En definitiva, una obra escrita sin complejos y de consulta obligada para todos aquellos que cultiven disciplinas como la sociología, filosofía, derecho o economía. En ella encontrarán una apuesta por la libertad tan sólida como bien argumentada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.