www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

¿Por qué peligra la democracia mexicana?

Juan Federico Arriola
miércoles 26 de agosto de 2015, 20:11h
La democracia mexicana tiene una historia muy reciente en realidad. En 1977, bajo el gobierno de José López Portillo, el secretario de Gobernación -Jesús Reyes Heroles- ideó una reforma político-electoral que materializó el Congreso Federal, con una amplia mayoría de legisladores en las dos cámaras de extracción del Partido Revolucionario Institucional.

En efecto, los espacios públicos se abrieron un poco más de lo esperado: la izquierda dejó el esquema guerrillero y buscó su legitimidad dentro del Congreso, el Partido Acción Nacional de derecha moderada impulsó más cambios que tardaron más de una década en reflejarse y el propio PRI quiso con esta reforma legitimarse como un partido del pueblo.

Sin embargo, la grave crisis económica de México en 1982, cuyo origen está en las malas decisiones del presidente López Portillo, sacudió las estructuras del sistema político, pero se mantuvo de pie, no obstante que el siguiente presidente de la república, Miguel de la Madrid incrementó los impuestos, las tarifas y los servicios públicos, la población aguantó un sexenio de crecimiento cero.

El grave error del gobierno de Miguel de la Madrid estuvo en imponer a su Secretario de Programación y Presupuesto, Carlos Salinas, un individuo sin preparación política, carente de trayectoria dentro del propio PRI y además no se había “doctorado en pueblo” como lo externó con esas palabras el periodista Francisco González de la Vega. Salinas fue impuesto ante los miembros de su partido y después a través de un escandaloso fraude electoral, fue ungido presidente de la república en 1988.

La democracia mexicana ha tenido diversos avatares. El cambio de partido en el gobierno en el 2000 no garantizó la prosperidad económica y política, porque Vicente Fox del Partido Acción Nacional fue un candidato provocador pero un Ejecutivo Federal dependiente de los consejos y manipulaciones de Marta Sahagún, quien fue primero su vocera oficial y seis meses después su segunda esposa.

El gobierno de Fox no fortaleció la democracia y cerró espacios de crítica. Él trató de imponer a su candidato a la presidencia de México pero fracasó. El candidato del PAN fue Felipe Calderón quien ganó en apretadísimas elecciones al candidato de izquierda, Andrés López Obrador en 2006.

Calderón tuvo como sus antecesores claroscuros: no incrementó los empleos como lo prometió, su lucha contra la criminalidad generó más muertos que procesos penales y los escándalos de corrupción de uno de sus colaboradores, Genaro García Luna que se mostraron en los medios de comunicación no llegaron a tribunales.

Desde 2012, con el regreso del PRI al gobierno mexicano, hubo temores de que se fortaleciera el viejo esquema presidencialista autoritario. No sólo eso, Peña ha fracasado en diversos aspectos: no crece la economía, el peso mexicano se devalúa cotidianamente frente al dólar estadounidense, no hay suficientes empleos y la criminalidad aunque se maquillan las cifras va en aumento. El principal fracaso en esta materia, es la fuga del famoso narcotraficante, Joaquín Guzmán Loera, de una cárcel de “máxima seguridad” hace mes y medio.

Nota aparte, son los escándalos del gobierno de Enrique Peña y sus colaboradores y compañeros de partido. La impunidad es el sello de la casa presidencial: importantes ex gobernadores acusados de diferentes delitos están libres y no son oficialmente investigados.

La democracia mexicana palidece. La corrupción ha crecido como un cáncer y los discursos oficiales de Peña no tienen credibilidad. La realidad no miente y demuestra la debilidad del gobierno mexicano actual que aún no cumple la mitad del sexenio. No tengo que esperar al final de este gobierno: es un fracaso en las principales asignaturas.

Juan Federico Arriola

Profesor de Derecho

Profesor de Derechos Humanos en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios