www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COSAS VEREDES

Pornografía

lunes 07 de septiembre de 2015, 22:21h

No pretendo aburrir con los problemas genitales de Nacho Vidal, esa estrella del cine porno que tras su paso por un programa de televisión ha visto menguado su miembro viril, lo que le ha obligado a someterse a un tratamiento médico bastante doloroso, según el actor, para recuperar su envergadura y volver al trabajo. Hoy mi reflexión es sobre el auge de otra pornografía que consumimos sin despeinarnos: la que muestra sin pudor las miserias de ríos de seres humanos que recorren miles de kilómetros con sus familias y lo que puedan cargar a cuestas que llegan en barco a Europa para atravesarla a pie, en tren o como puedan.

No volvemos la vista ante una fotografía, unas líneas descriptivas o un vídeo desolador. Lo digerimos como si de otra película más se tratara. Las series y largometrajes son tan realistas que hemos acostumbrado cerebro y retinas hace tiempo a casi cualquier tipo de catástrofe y ahora, en ocasiones, el cerebro no sale de la confusión.

El debate de los últimos días sobre la publicación de la imagen del pequeño de tres años ahogado en una playa de Turquía ha alimentado arduos debates. ¿Oportunista? ¿Poco ético? ¿Necesario?

Por desgracia, dada nuestra tendencia pornógrafa y nuestra afición a las imágenes morbosas, en mi opinión era necesario publicarla después de los cientos de artículos, noticias e imágenes que medios de comunicación de muy diversos países han publicado de un tiempo a esta parte con escaso éxito. Nada cambiaba, los líderes de la UE seguían perdiendo el tiempo y sin tomar decisiones. Parece que algo ha cambiado gracias a ese pobre pequeño. Los países, algunos, aceptan ahora acoger más refugiados, muchas ciudades se ofrecen a ayudar e incluso familias abren las puertas de sus hogares.

La imagen de Aylan es brutal. Un bofetón bien dado a nuestras conciencias. Si puede servir para que empiece a fluir más ayuda y menos rechazo, bien publicada está. Ahora nos hemos vuelto pudorosos y esa pobre criatura arrastrada por el agua hasta la orilla de una playa ha herido la sensibilidad de quienes consideran unos monstruos a los que han autorizado que esa imagen se publicara. Como si ese fuera el debate...

Dejémonos de estupideces. Mientras esta noche arropemos a nuestros hijos y nos sentemos a disfrutar de un libro o de una película en nuestra confortable casa con el estómago lleno y un pijama limpio, volverán a dormir al raso en campos oscuros, sin más protección que las estrellas, miles de familias con niños como Aylan que llevan, en algunos casos, meses sin darse un baño o sin dormir en una cama. Nosotros somos el problema, no la fotografía.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (13)    No(3)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.