www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTRENA LOS MIÉRCOLES NO EXISTEN

Inma Cuesta: “De puntillas no paso por las cosas, ni por las buenas ni por las malas”

viernes 16 de octubre de 2015, 10:10h
La actriz Inma Cuesta presenta su última película, Los miércoles no existen, envuelta en la polémica por un mensaje publicado en las redes sociales en el que denunciaba el excesivo retoque de unas fotografías suyas en el dominical de El Periódico.

LOS MIÉRCOLES NO EXISTEN

Director: Peris Romano
País: España
Guión: Peris Romano
Fotografía: Jon D. Domínguez
Reparto: Eduardo Noriega, Inma Cuesta, Alexandra Jiménez, Gorka Otxoa, William Miller, Andrea Duro y María León
Sinopsis: Patricia sale con César, pero él no ha podido olvidar a Mara, su novia de toda la vida, que le dejó justo después de pedirle que se casara con él. Hace ya unos meses de esto pero aún no se ha recuperado. Su mejor amigo, Hugo, está decidido a animarlo y una noche de fiesta conocen a Paula, la hermana pequeña de Irene, un antiguo ligue de Hugo y la mujer de Pablo. Acabaron juntos tras la despedida de soltera de ella y nunca más han vuelto a verse. A Pablo le han despedido. Lo mejor del día ha sido sin duda que ha conocido a Mara y han intercambiado teléfonos. Podría ser el comienzo de algo, si no fuera porque Pablo ya está casado con Irene....

Rotunda, clara como el agua y con una seguridad que embelesa. Inma Cuesta se enfrentó este miércoles a la jornada de promoción de su última película, Los miércoles no existen, sabiendo que en las entrevistas no se iba a hablar únicamente de cine. Su denuncia del retoque fotográfico excesivo al que se somete, a veces sin conocimiento ni consentimiento del afectado, la imagen de personajes públicos ha traído muchas más cola de la que pensaba. “Yo nunca pensé que iba a ocurrir lo que ha ocurrido”, asegura a El Imparcial.

Con el debate candente, la intérprete presenta su nuevo trabajo, el primer proyecto cinematográfico en solitario de Peris Romano que, nació como guión para la gran pantalla, terminó estrenándose en un teatro y se convirtió en uno de las revelaciones de la cartelera, readaptándose ahora al formato para el que se gestó. Los miércoles no existen arranca de la comedia y flirtea con el drama y el musical para contar a una generación que anda algo perdida entre el yo y el nosotros. Siete personajes que cometen la temeridad de querer entenderse con su pareja sin haberse llegado a entender a sí mismos y componen un retrato de las filias y las fobias con las que buena parte del público entre los ‘ventimuchos’ y los ‘treinta y todos’ podrá sentirse identificada.

¿Tan difícil es encontrar un equilibrio en la vida de pareja?

Yo creo que lo difícil es encontrar el equilibrio en uno mismo y luego buscarlo con la pareja. Es una negociación constante para llegar a eso, al equilibrio. Para mí, la película viene a reflejar la incapacidad que tiene a veces el ser humano de ser honesto consigo mismo y con la vida en general. Eso desemboca en todo, en tus relaciones personales, en el trabajo… Es la incapacidad que tenemos para dar un paso adelante y decir lo que queremos y lo que somos. ¿Cuáles dirías que son las claves para vencer esa incapacidad? Particularmente, yo soy una persona que me gusta pasar por la vida pisando fuerte. De puntillas no paso por las cosas, ni por las buenas, ni por las malas. Todo me sirve para aprender, para reflexionar y para cuestionarme. Yo sí intento ser honesta conmigo misma y creo que tengo bastante equilibrio en mi cabeza para hacerlo. Aunque a veces es complicado. Hay que ser muy valiente para decir las cosas que uno cree.

Tu persoje en concreto, Mara, está hecha un completo lío con lo que quiere de su vida. Una de las preguntas que se le plantean es la de la maternidad y dónde encajarla en la trayectoria de la pareja y de la profesión. ¿Tenemos aquí las mujeres una traba añadida a las decisiones que tomar?

Creo que es un tema que no solo atañe a las mujeres. Hay mujeres que no tienen instinto maternal ninguno, que ni se lo plantean. Por ejemplo, a mí sí que me gustaría ser madre y claro que te preguntas en qué momento lo harás. Sí tienes ese hándicap de alguna manera. Pero creo que los hombres también. El personaje de Borja (Otxoa) se pega toda la película persiguiendo ese sueño. Y el mío, que no lo persigue, de repente se encuentra con que es algo que a lo mejor estaba escondido detrás de algún miedo. Construyendo esa maraña de sentimientos, deseos e inseguridades que es Mara, ¿te has sentido identificada en algún momento con ella? No, para nada. Evidentemente, todos hemos pasado por alguna situación en la que te preguntas cómo has llegado hasta ahí. Claro que me ha pasado alguna vez, pero por lo general tengo las cosas más claras.

La película también aborda el tema de la infidelidad. ¿Crees que una infidelidad en una pareja es superable?

Creo que siempre hay que construir desde la verdad. Siempre digo que si yo fuera infiel, que no creo que lo fuera, sería incapaz de no decirlo. Hay gente que piensa que si lo dices ya la has cagado, que la cosa no remonta. Pero yo no creo en eso, sino en la comunicación y en construir desde la verdad. Desde la mentira no se construye.
“Creo que estamos contribuyendo a crear una cosa muy extraña”

¿Cómo estás asimilando el revuelo que ha ocasionado tu denuncia en Instagram por el excesivo retoque de tus fotografías?

En realidad, yo nunca jamás pensé que iba a ocurrir lo que ha ocurrido. Solo di mi opinión. Y, además, estoy en mi derecho de hacerlo al ser mi imagen. Sólo abría una puerta hacia la reflexión, sobre hacia dónde vamos y qué responsabilidad tenemos con lo que estamos haciendo. Jamás di el OK a esas fotos y para nada estoy en contra del Photoshop. Al revés, creo que es una herramienta útil siempre que se utilice con sentido común, con coherencia y no altere la realidad ni desproporcione a las personas. Pero ni la mía, teniendo curvas, ni la de otra persona que, siendo delgada, le pongan pecho y culo. No estoy diciendo que la mujer real sea yo. La mujer real eres tú, soy yo y son muchas mujeres delgadas, altas, bajitas, rubias, con ojos azules, con la piel de porcelana… Todas somos reales. Creo que estamos contribuyendo a crear una cosa muy extraña. Y me gustaría decir que no entiendo algunas cosas que estoy leyendo. No es la primera vez que me pasa esto, señores. Por supuesto. Y hay gente que dice que en otros momentos no lo he contado. Es que he explotado, es que ya no podía más. Porque pienso, ¿quién vea eso se cree que yo lo he aceptado, que yo estoy de acuerdo? No, señores. Y luego he oído cosas como que la gente insegura…Yo no soy nada insegura, si fuera insegura no lo hubiera hecho. Me muestro tal y como soy porque no tengo problema. El debate que se ha creado no es culpa mía. Yo he dado mi opinión sobre un tema y de repente todo ha explotado. ¡Madre mía cómo está el patio!

Entonces, ¿no te arrepientes?

En absoluto En el fondo, todo este debate que se ha generado, es positivo… Sí, hay opiniones para todo, claro. Pero he recibido miles y miles de mensajes positivos, no me voy a quedar con diez negativos. Uno tiene que ser consecuente con lo que hace, y yo lo soy. Han puesto otras fotos preguntando que porqué en esa otra ocasión no había dicho nada. Una compañera me dice ahora que las fotos de Garnier –una campaña de la marca de cosméticos de la que Cuesta es imagen- tienen Photoshop y no he dicho nada. Claro que tienen Photoshop, la gente da por hecho que tiene Photoshop; pero, ¿a que es mi cara? ¿A que no se me ha afinado la cara y se me ha abierto el ojo y se me ha puesto boca? Es mi cara. Es que aquí no soy yo. Que lean lo que escribí. No estoy siendo ofensiva con nadie, ni con el fotógrafo ni con el periódico. Ni los nombro. Sencillamente estoy dando mi opinión y estoy en mi derecho. Me dicen que es que soy personaje público; pues como personaje público doy mi opinión sobre mi imagen. Y no voy a contribuir a esto. Y seguramente me volverá a ocurrir. Damos por hecho que se usa el Photoshop, vale, pero vamos a hacerlo bien.

¿Qué harías un miércoles que después no hubiera existido? ¿Hacer algo que no tuviera ninguna repercusión?

No sé… La verdad es que no tengo mucho problema con estas cosas. Nací un miércoles, así que supongo que es un día que me gusta.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.