www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BRASIL

Rousseff y Lula eluden la guillotina... por ahora

martes 20 de octubre de 2015, 14:58h
Rousseff y Lula eluden la guillotina... por ahora
Ampliar
La investigación no encuentra indicios de corrupción. Por B.M.H.
En una decisión no exenta de polémica, la comisión parlamentaria brasileña que investiga la trama de corrupción en el seno de la empresa petrolera nacional, Petrobras, la decimocuarta del mundo por volumen de producción y la mayor corporación del país suramericano, no ha encontrado indicio alguno que vincule a la actual presidenta, Dilma Rousseff, o su predecesor, Luiz Inacio Lula da Silva, en el desvío fraudulento de miles de millones de dólares.

La comisión, donde son holgada mayoría los diputados oficialistas del Partido de los Trabajadores de Rousseff, ha evaluado durante semanas los 754 páginas del informe oficial del caso 'Operação Lava-Jato', que presentará en público en unos días, sin encontrar vinculación alguna entre Rousseff y Lula y los casi medio centenar de imputados, detenidos o encarcelados por el caso.

Esta determinación de la comisión, bajo la supervisión del presidente de la Cámara Baja, Eduardo Cunha, también salpicado por el escándalo y que ha archivado hasta ahora la mitad de una veintena de solicitudes de juicio contra Rousseff, ha enervado a gran parte de la opinión pública nacional, hastiada con la miríada de casos de corrupción que han ido ensombreciendo la gestión de la presidenta del país en los últimos meses.

Entre 2004 y 2014, Petrobras falseó sus balances anuales para, por medio de pagos de sobreprecios, desviar 10.000 millones de reales (2.600 millones de euros) que fueron a parar a los bolsillos de decenas de empresarios y políticos brasileños, entre ellos el extesorero del Partido de los Trabajadores João Vaccari, condenado a 15 años de prisión por fraude y apropiación indebida.

Pero Petrobras no es el único frente abierto para Rousseff. Hace unos meses, el Tribunal de Cuentas denunció que el Gobierno falseó también sus balances en más de 28.200 millones de euros para justificar su política expansiva previa a los comicios legislativos en contra de lo recomendado por los expertos, que optaban por la contención presupuestaria.

Los escándalos han salpicado a más de un centenar de dirigentes de todo signo, si bien el PT, en el Gobierno desde 2003, ha sido el más afectado. La 'Operação Lava-Jato' y las decisiones del Ejecutivo ha hecho caer en picado la popularidad y la aceptación como presidenta de Dilma Rousseff, en mínimos de un 10 por ciento y con 7 de cada 10 ciudadanos desaprobando su gestión tan sólo un año después de su reelección, que pudo haber financiado la campaña electoral que le llevó a su segundo mandato con dinero proveniente de Petrobras.

En caída libre
Tampoco ha ayudado a la jefa del Ejecutivo brasileño la crisis económica por la que atraviesa el país. Según las previsiones macro, la inflación se podría disparar por encima del 9,5 por ciento en los próximos doce meses, los peores guarismos desde 2002.

Más negativas noticias trae consigo la actividad económica, en plena caída libre con un retroceso del 2,8 por ciento sólo este año, o el déficit, disparado hasta los 3.500 millones de dólares, el peor registro en casi dos décadas.

La caída de la demanda en las materias primas y la desaceleración china han sido una dura combinación para las cuentas brasileñas, que ve de lejos la imagen de potencia emergente que le ha hecho formar parte de los llamados países BRICS junto con Rusia, India, China y Sudáfrica.

Mientras afloran corruptelas por todos lados, Dilma se revuelve contra los medios de comunicación opositores, a los que acusa de promover un "golpe a la paraguaya", en alusión a la destitución en 2012 del entonces mandatario de Paraguay, Fernando Lugo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios