www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JUSTIN BIEBER, QUE ESTÁS EN LOS CIELOS

jueves 29 de octubre de 2015, 11:22h
Justin Bieber arrolló ayer en Antena 3. Se ha convertido en un fenómeno social de primera magnitud...

Justin Bieber arrolló ayer en Antena 3. Se ha convertido en un fenómeno social de primera magnitud. Hace dos años, Luis María Anson le dedicó una de sus leidísimas Cartas boca arriba en el diario El Mundo. La reproducimos a continuación.


“Mi querido Justin…

No comparto el desdén de los críticos que te acusan de no tener voz. La tienes, escasa, pero la tienes. Todavía no la sabes empastar. No importa. Cantas con el cuerpo y exhibes, vestido de blanco, una androginia de macho adolescente. Las niñas te adoran. Arracimadas en el Palacio de los Deportes enloquecían ombligueras, a pesar del frío, mi-nifáldicas, exhaustas y pezoneras, entregadas al orgasmo precoz de tus canciones, entre un bosque de alzadas manos anhelantes. Un espectáculo único. La adolescencia española electrizada por un cantante canadiense. Era la explosión de la Bieber fever en la España devastada por la voracidad de los partidos políticos y la desfachatez de los sindicatos.

Como la envidia es libre, la revista New Musical Express te ha distinguido con el galardón de “peor artista musical” y arrojó tu My World a los albañales del álbum más deleznable. Pero la verdad es que tus certificaciones de platino y el éxito que llevas enre-dado en torno a tu epiléptica juventud responde a lo que realmente representas en el mundo musical. The Observer, el gran periódico británico, ha escrito que tienes más influencia en las redes sociales que Barack Obama. YouTube se ha rendido a tus pies.

Hace más de cuarenta años escuché por primera vez a los Rolling Stones en Londres. Me di cuenta entonces de lo que significaba el fulgor de la nueva música. Their Satanic Majesties Request se enfrentaban a los Beatles. He seguido desde entonces el rock´n´roll de grueso calibre, los blues atávicos, los sonidos del britpop, con mi memoria ya deshabitada por aquel Mick Jagger que se descoyuntaba, por Keith Richard, Chuck Berry, Brian Jones que murió en su piscina entre las espumas de la psicodelia. Todavía me emocioné hace cuatro años escuchando en su concierto en Madrid el Read my mind de los Killers.

Tú has prolongado, mi querido Justin, el éxito de los más grandes y se mueren por ti las adolescentes del mundo entero. En medio del esplendor del incienso no has perdido la sencillez. Hijo de madre soltera has sabido integrarte, cuando acabas de cumplir los 19 años, en el mundo internacional del éxito y la esperanza”.