www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY SEÑALA LAS "ENSOÑACIONES" DE MAS Y BAN KI-MOON CONFÍA EN "UNA ESPAÑA UNIDA"

Rajoy y Ban Ki-Moon: Cataluña tampoco estaría en la ONU

jueves 29 de octubre de 2015, 13:31h
Durante los actos que, presididos por el Rey Felipe, conmemoran este jueves el 60 aniversario de la entrada de España en la Organización de Naciones Unidas, tanto Mariano Rajoy como Ban Ki-Moon han hecho referencias más o menos directas a la unidad de España como escenario necesario para la participación en organizaciones internacionales como la ONU. Mientras el presidente del Gobierno destacó que las "ensoñaciones" de Artur Mas en Cataluña no tienen cabida en Naciones Unidas, el secretario general de la ONU confió en una "España unida".
Foto: Efe
Ampliar
Foto: Efe
La ceremonia celebrada este jueves en el Palacio Real para conmemorar el 60 aniversario de la entrada de España en la ONU ha tenido un invitado más, no incluido en la lista de asistentes pero muy presente en el acto y en el cóctel celebrado a su término en los salones palaciegos: el reto independentista catalán.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, al que le ha correspondido hablar en primer término, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y también el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, han abordado la crisis al aludir, de un modo un otro, al mantenimiento de la integridad territorial de España.

Así, Rajoy ha advertido de que las "ensoñaciones" de quienes atentan contra la integridad territorial y no respetan la ley, en alusión a las propuestas abanderadas por Artur Mas, no tienen cabida en Naciones Unidas. "No pueden aspirar a ser admitidos en una comunidad internacional que se rige por la ley. La comunidad internacional no les acogerá en su seno. Quienes así lo pretendan en sus ensoñaciones -ha sentenciado- pueden abandonar toda esperanza".

Rajoy, sin citar en ningún momento a Cataluña y dos días después de la propuesta independentista de Juntos por el Sí y la CUP, ha hecho esa advertencia en su intervención. El jefe del Ejecutivo se ha referido a los valores y principios de la ONU, entre los que ha destacado la igualdad soberana entre los estados, la resolución pacífica de controversias o la no injerencia en los asuntos internos.

Pero de todos ellos ha dicho que hoy quería resaltar uno que considera la "clave de bóveda" del conjunto: la integridad territorial de los estados. "Sin el respeto a dicha integridad el sistema internacional se desmorona. Las mayores catástrofes del siglo XX y los más desgarradores conflictos del siglo XXI han tenido y tienen como origen o agravante la violación de dicho principio", ha subrayado.

Rajoy ha destacado la transformación de España desde su entrada en la ONU hace sesenta años y ha puesto como ejemplo de ella la Constitución y la legalidad que de ella emana, que ha explicado que están imbricadas en el ordenamiento jurídico internacional. "Por ello, quienes no respetan la Constitución española han de ser conscientes de que atentan también contra los mismos fundamentos legales de la comunidad internacional", ha añadido.

Para Rajoy, España se ha convertido en un país de referencia en los tres pilares fundamentales de la ONU, paz, derechos humanos y desarrollo, e ir contra ellos supone atentar contra la razón, el sentido la Historia y la Carta de Naciones Unidas. En ese contexto, ha recordado la contribución española a la ONU para la prevención de los conflictos y el mantenimiento de la paz, donde ha señalado que más de 140.000 militares y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han participado en más de medio centenar de operaciones de Naciones Unidas en favor de la paz y la ayuda humanitaria en todo el mundo.

En ese momento, ha rendido homenaje a los 167 de ellos que han dado su vida por esos principios y les ha rendido homenaje.

España Unida
Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha mostrado su confianza en que una "España unida" pueda trabajar en su Organización en favor de la paz, del desarrollo y contra el cambio climático. Ha elogiado que el país sea "una cuna de culturas" caracterizado por su diversidad.

El líder de la ONU ha pedido al Gobierno que se comprometa en favor de los objetivos de desarrollo de la comunidad internacional y de la alianza de civilizaciones y mantenga su labor en operaciones de paz internacionales. Ban Ki-moon ha hecho en español parte de su intervención, durante la cual ha rendido homenaje a miles de españoles que, a lo largo de la historia, han colaborado con las Naciones Unidas, y en especial a los 35 que fallecieron en operaciones de mantenimiento de la paz.

Tras definir España como "encrucijada de civilizaciones" en la que durante siglos convivieron personas de diversas culturas, Ban ha dicho que el país "ha enviado exploradores y ha acogido viajeros" y hoy cuenta con varios funcionarios de alto rango en la estructura de Naciones Unidas.

Ha subrayado que gracias al "espíritu de solidaridad" España ha hecho importantes contribuciones para el cumplimiento de los Objetivos del Milenio, fijados en el año 2000 para este 2015 y ha pedido que mantenga ese "compromiso" para apoyar los nuevos retos en favor del desarrollo.

Ban ha participado ayer en una conferencia internacional celebrada en Madrid centrada en cómo luchar contra el extremismo violento y ha destacado esa iniciativa de las autoridades españolas destinada a "salvar vidas" frente al terrorismo.

"Hacer que este mundo sea mejor es nuestra responsabilidad", ha declarado el secretario general de la ONU, quien ha pedido a España que refuerce su vínculo con la Organización con ese objetivo. A este respecto, ha hecho hincapié en que este año y el próximo España ocupa un puesto no permanente en el Conseno de Seguridad de las Naciones Unidas y que, en concreto, este mes ha ocupado la presidencia.

El Rey, con los refugiados
Igualmente, el Rey ha aprovechado la ceremonia para ratificar la vigencia de los valores recogidos en la Carta de Naciones Unidas y alertar de que la crisis de los refugiados exige a los europeos cumplir con su mejor tradición de "acogida".

"Esta tragedia, a las mismas puertas de nuestro continente, nos interpela y nos exige a los europeos ser fieles a nuestros mejores principios y tradiciones de acogida", ha proclamado en el discurso con el que ha clausurado el acto. El jefe del Estado ha reafirmado "el compromiso firme y activo" de España con la ONU y "con sus valores, con sus propósitos y principios", en un momento en que integra su Consejo de Seguridad.

La celebración conmemora también el 70 aniversario de la aprobación de la Carta de Naciones Unidas, "un auténtico faro de luz que alumbró la esperanza en el corazón de millones de hombres y mujeres de todo el mundo", en palabras del Rey.

Pero el "inmenso valor" y la utilidad que según el Monarca sigue teniendo esta organización se están poniendo "a prueba" en escenarios "de crisis y destrucción" como "los escombros de las ciudades sirias, en las costas de Libia o en las aguas del Mediterráneo en las que naufragan tantas personas que huyen de la guerra o de la pobreza", ha explicado.

Su labor se pone igualmente a prueba, ha advertido, en los campos de refugiados de África y Oriente Medio, o en las áreas afectadas por el ébola, escenarios donde según ha recordado el Rey la ONU contribuye a "buscar soluciones a los problemas y desafíos de la actualidad" y a "paliar sus consecuencias".

"Allá donde está presente hay un espacio para la prevención, para la asistencia, para la reconstrucción, para la convivencia en paz; en definitiva, para la empatía y la dignidad", ha subrayado.

Ha asegurado además que sus valores y principios, cimentados hace 70 años, inspiraron la Transición democrática española hasta el punto de que "forman parte de nuestro modo de entender la convivencia y de nuestra manera de proyectarnos hacia el resto del mundo".

Don Felipe también ha manifestado que España "es una nación tradicionalmente definida por su fuerte vocación universal y por su firme compromiso con los destinos comunes de la Humanidad".

No ha olvidado el Rey rendir homenaje a los trabajadores de Naciones Unidas que "ponen en riesgo sus vidas por el bien común", y ha recordado a los familiares y compañeros de los cascos azules y voluntarios que "han entregado sus vidas a la causa, honrosa y ejemplar, de ayudar a los demás" y de mantener la fe en la humanidad y en su capacidad "para la paz, la solidaridad y la concordia".

De cara al futuro, Felipe VI ha apostado por la Agenda 2030 para el Desarrollo sostenible aprobada recientemente por la ONU con el objetivo de "conseguir un mundo libre del hambre y de la pobreza extrema" y buscando un modelo respetuoso con el medio ambiente.

Antes de presidir la ceremonia, el Rey se había reunido en el mismo Palacio Real con Ban Ki-moon, a quien se ha dirigido para citarlo como "claro ejemplo" del valor de la ONU, ya que su vida, cuando era niño, fue una de las que se vieron "tocadas por la luz de la esperanza" de Naciones Unidas tras la guerra que asoló Corea.

También le ha dicho, en el mensaje final de su alocución, que puede estar seguro de que "los españoles damos y seguiremos dando lo mejor de nosotros mismos para contribuir a unas Naciones Unidas cada día más fuertes en un mundo cada día mejor".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios