www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SOLO LA FIRMEZA SALVARÁ LA UNIDAD DE ESPAÑA

viernes 30 de octubre de 2015, 12:11h
“Parece que estamos en el peor momento del estallido del conflicto, como parecía que lo estaban...

“Parece que estamos en el peor momento del estallido del conflicto, como parecía que lo estaban en los albores de la Batalla de Inglaterra los defensores de la isla frente a las aspiraciones invasoras del III Reich. Todos sufrían bajo el Blitz, el rayo que no cesaba y que noche tras noche sembraba con sus bombas el terror en Londres y otras ciudades. Incertidumbre y angustia ante la invasión nazi eran permanentes. El III Reich tenía ya en sus manos casi toda Europa continental. Y sin embargo, cuando comenzó la lucha de los héroes de la RAF en el cielo de Inglaterra y en su suelo la población civil se movilizó con disciplina y voluntad, y aunque nadie lo supiera ya se había vencido en la principal batalla. Se había ganado en las almas de los británicos que se negaron a la seducción de las melodías del pacifismo, la negociación de los principios y la capitulación. Gentes muy poderosas en Londres, los que habían apaciguado antes a Hitler y aplaudido la capitulación francesa, habían querido convencer al pueblo británico de que era práctico, pacífico, político y sabio permitir a los alemanes el desembarco. De que democracia y libertad eran conceptos discutidos y discutibles. De que patria y soberanía dependían de un contexto. Les dijeron que no debían ser intransigentes ni inmovilistas. Los británicos titubearon. Pero poco. Después se lanzarían con Churchill a la lucha a muerte por su nación, su soberanía y sus derechos de ciudadanos libres. Cuando ganaron la batalla contra sí mismos, contra la comodidad, la indolencia y el miedo, estaban ya en la senda de la victoria. Cuando un liderazgo de confianza convenció a los ciudadanos de que eran lo suficientemente buenos, libres y nobles para asumir sacrificios por su propia patria y soberanía, los enemigos de la libertad tantos años victoriosos, ya marchaban hacia la derrota”.

Suscribo punto por punto este sagaz párrafo de Herman Tertsch en su artículo de ABC. La unidad de España sola se salvará actuando con firmeza. Mariano Rajoy debe olvidar su política anterior de debilidades, ausencias y lenidad. La consigna de Pedro Arriola, “no hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo y lo mejor es cerrar el pico” ha demostrado que es una soberana memez. Rajoy tiene que superar las componendas y actuar ahora decididamente desde la firmeza. Eso puede, además, multiplicar sus votos el 20 de diciembre.