www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESTRUIR AL ESTADO ISLÁMICO

martes 17 de noviembre de 2015, 10:20h
El presidente Hollande ha sido contundente tras el atroz atentado perpetrado en París y que ha producido...

El presidente Hollande ha sido contundente tras el atroz atentado perpetrado en París y que ha producido conmoción popular, como en su día los de Nueva York, Madrid y Londres. El jefe del Estado del país vecino ha afirmado que Francia está en guerra y que, como respuesta, no se trata de contener sino de destruir al Estado Islámico, al nuevo Califato, que tiene, por cierto, aspiraciones territoriales sobre varias naciones, entre ellas, y de forma destacada, España, el al-Ándalus histórico con presencia musulmana durante ocho siglos.

El primer problema para que Hollande consiga sus propósitos es que no bastan los bombardeos. Los yihadistas podrán resistir durante largo tiempo el asedio aéreo, multiplicando a la vez los actos terroristas en las naciones occidentales. Para destruir al Estado Islámico se precisa de un ejército de tierra capaz de reconquistar los territorios ocupados por los yihadistas, tanto en Irak como en Siria. Eso supone un número elevado de víctimas. Estados Unidos, que tiene amargas experiencias en este sentido, se muestra contrario a destinar tropas para este propósito.

Además, existe el problema añadido del dictador sirio Bashar al-Asad. Rusia lo quiere mantener; Estados Unidos, derrocar. No parece fácil poner de acuerdo a las grandes potencias en Oriente Medio, que está en llamas, con la añadidura de un Israel cada vez más inquieto y con influencia creciente sobre las decisiones de Washington.

Lo probable es que durante algún tiempo se mantenga la situación como hasta ahora. Las potencias occidentales, también Rusia, continuarán con sus bombardeos sobre el Estado Islámico sin destruirlo, hasta que un nuevo atentado del Califato dé la razón a Hollande y se haga inevitable la acción militar terrestre que tendrá consecuencias muy difíciles de calcular.