www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿SERÁ VERDAD QUE LOS CONVERGENTES HAN PAGADO A LA CUP PARA LA INVESTIDURA DE ARTURO MAS?

lunes 23 de noviembre de 2015, 11:21h
Era de esperar que los dirigentes de la CUP modificaran su actitud, aunque quede por desollar el rabo de su asamblea...

Era de esperar que los dirigentes de la CUP modificaran su actitud, aunque quede por desollar el rabo de su asamblea. Ahora tienen la llave del gobierno de la Generalidad. Unas nuevas elecciones podrían modificar el territorio parlamentario.

Vengo diciendo esto desde el primer momento, a pesar de la solemnidad de la CUP en su rechazo contra Arturo Mas. La política se termina haciendo con los pies sobre la realidad. Me explican ahora que, además, convergentes al servicio de Mas han negociado ventajas económicas y de otra índole para inclinar a los dirigentes de la CUP sin más demoras a la vergüenza final del donde dije digo, digo Diego.

Un periodista tan ecuánime y bien informado como Antonio Martín Beaumont afirma en su artículo de La Razón: “Algún día nos enteraremos de cuánto costará a todos los españoles el acuerdo de JxS con la CUP”. Es tan vidrioso el camino desbrozado que no me siento capaz de andar por él, ni siquiera de puntillas. Está claro que el dinero, las prebendas y las parcelas de poder siempre han jugado un papel relevante en las decisiones políticas. En Madrid se produjeron casos espectaculares de cambios de opinión, desde el tamayazo a las piruetas para eliminar en su día a Gallardón. No se puede descartar la trapisondería en esta Cataluña cegada por la ambición de algunos y la voracidad económica de otros. Sea lo que sea, los españoles en general, y entre ellos los catalanes, nos disponemos a contemplar el radiante espectáculo, si la asamblea de la CUP no dice lo contrario, del apoyo de los antisistema al centroderechista Arturo Mas. Eso sí, después de haberle denostado, humillado y vejado hasta la náusea. Y probablemente con el propósito de enterrarle en unos meses. Porque Arturo Mas es un cadáver político… de cuerpo presente.