www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA RESPUESTA AL TERRORISMO PARA DESPUÉS DE LAS ELECCIONES

martes 24 de noviembre de 2015, 12:27h
Parece lógico que Mariano Rajoy dé largas a Francia y a Europa hasta después del 20 de diciembre...
Parece lógico que Mariano Rajoy dé largas a Francia y a Europa hasta después del 20 de diciembre. Resultaría razonable también que el presidente Hollande y nuestros aliados de la OTAN comprendieran que cualquier decisión en este sentido puede alterar la campaña electoral y el resultado de las elecciones. Nuestra situación es diferente a la de otras naciones europeas hasta que se haya producido el veredicto de las urnas inmediatas.

Salvo que circunstancias imprevistas obliguen a una respuesta fulminante, la participación de España en la ofensiva occidental contra el califato islámico quedará relegada para después de Navidad. Casi todos los partidos estarán de acuerdo en ese aplazamiento. Tras él vendrá el debate de fondo, porque una eventual intervención armada de España en Siria e Irak contra el Estado Islámico exige la aprobación de las Cortes Españolas y resulta muy difícil saber qué resultado traerán las elecciones generales, a tenor de las encuestas solventes que se han publicado.

Por otra parte, la intervención en una guerra, aun con el paraguas de la OTAN, es algo que conviene pensarse dos veces. Tal vez no quede otro remedio que alinearse junto a nuestros aliados, pero habrá que considerar las reacciones que semejante decisión puede acarrear. España, Al-Andalus norte, está en el punto de mira del Estado Islámico. Es una cuestión de hecho y la diplomacia, al negociar la participación española, deberá esgrimir el riesgo acentuado que sufrirá nuestra nación. No será fácil para el Gobierno que surja del 20-D, ni tampoco para el Congreso de los Diputados, adoptar una decisión que bordea los límites de consecuencias imposibles de calibrar.