www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

HA SIDO ESTUDIADO SU GENOMA

La sorprendente adaptación del caballo de Yakutia al frío extremo de Siberia

Un ejemplar de caballo de Yakutia. Wikimedia Commons / Maarten Takens
Un ejemplar de caballo de Yakutia. Wikimedia Commons / Maarten Takens
Una investigación que ha contado con participación española ha estudiado la sorprendente y rápida adaptación de los caballos de Yakutia a las gélidas temperaturas de Siberia.

Un equipo de investigadores ha analizado el proceso de adaptación de los caballos de Yakutia a las frías temperaturas de Siberia. Según cuenta la Universidad Pompeu Fabra, "la población actual de estos caballos fue fundada siguiendo las migraciones del pueblo yakuto hacia la región entre los siglos XIII y XV d.C".

El estudio ha sido llevado a cabo mediante la comparación de los genomas enteros de nueve caballos yakutos vivos y otros dos genomas antiguos de la Siberia del lejano este con las muestras genómicas de 27 caballos domesticados. Los científicos han observado que los caballos yakutos "desarrollaron sus sorprendentes adaptaciones al clima extremadamente frío característico de la región en menos de 800 años".

Estos descubrimientos han sido descritos en un artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, en la que los investigadores explican que los caballos han sido esenciales para la supervivencia y el desarrollo del pueblo yakut, que emigró hacia la Siberia del lejano este entre los siglos XIII y XV d.C., probablemente desde Mongolia: "El pueblo yakut desarrolló una economía prácticamente basada en los caballos, que se convirtieron en imprescindibles para la comunicación y para mantener el contacto de la población en un territorio ligeramente mayor que Argentina. La carne y la piel del caballo también se han visto cruciales para sobrevivir en los inviernos extremadamente fríos, con temperaturas ocasionalmente inferiores a los -70ºC".

El equipo liderado por el investigador Ludovic Orlando desvela que los antiguos caballos de esta región no eran los ancestros de los caballos yakutos actuales. "Entre los restos de una población ya extinta de caballos salvajes que el equipo descubrió el año pasado en fósiles del Pleistoceno Tardío de la Península de Taimyr (Siberia Central) se encontraron los de un caballo de Yakutia de hace 5.200 años". Este hallazgo, añade esta universidad, "amplía en miles de kilómetros hacia el este la distribución geográfica de esta población de caballos que llegó a separarse del linaje que daría paso a los caballos modernos hace unos 150.000 años".

También extiende la distribución temporal hasta la época en la que los mamuts lanudos se extinguieron. Tal y como comenta Orlando, “150.000 años separan este linaje de los caballos modernos, evidenciando que ésta población es tan antigua como los son los orígenes de nuestra especie humana”.

El genoma, clave

Los análisis del nuevo genoma muestran que los caballos que las personas yakut montan hoy en día y que, probablemente, montaron a lo largo de su historia, "no están relacionados con este linaje de caballos ya extintos, pero tampoco con los caballos domesticados en Mongolia". Asimismo, el estudio afirma que los fundadores de las poblaciones modernas de Yakutia probablemente entraron en la región con los montadores de los caballos yakut entre los siglos XIII y XV d.C. "La adaptación de los caballos yakutos a su medio ambiente tuvo lugar a través de una reprogramación masiva de la expresión génica".

Centrándose en los genes y en las regiones reguladoras que muestran pruebas de selección, el equipo identificó funciones biológicas clave involucradas en el proceso adaptativo. "Estas incluyen cambios morfológicos, respuestas hormonales involucradas en la regulación de las necesidades termogénicas y la producción de compuestos anticongelantes. La lista de marcas selectivas también incluye genes, como el TGM3, que está implicado en el desarrollo del pelo y puede ser el responsable de la enorme capa de pelo de los caballos yakutos".

Estos genes que muestran señales convergentes de adaptación incluyen el PRKG1 en humanos, que está implicado en el temblor como respuesta al frío, y BARX2 en el mamut lanudo, que está relacionado con el desarrollo del pelo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.