www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DERRIBO DE UN CAZA SU-24

Versiones encontradas de Turquía y Rusia: ¿Quién tiene razón?

miércoles 25 de noviembre de 2015, 16:59h
Versiones encontradas de Turquía y Rusia: ¿Quién tiene razón?
Ampliar
El derribo este pasado martes de un cazabombardero ruso en la frontera entre Siria y Turquía ha hecho peligrar una futura coalición multinacional para luchar contra Estado Islámico y ha puesto en estado de alarma a los estados miembros de la OTAN.
Aliados en lo económico y comercial, Ankara y Moscú no van de la mano en lo que al conflicto sirio se refiere, donde el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan se mueve para intentar derrocar al régimen de Baschar Al Assad, mientras que el Ejecutivo de Vladimir Putin es su principal valedor y protector.

Esta complicada relación diplomática tuvo este martes su punto álgido después de que un caza Su-24 fuera derribado en las montañas del nortoeste de Siria por dos cazas F-16 turcos tras haber violado, presuntamente, el espacio aéreo otomano.

Los pilotos rusos tuvieron que abandonar el aparato, en caída libre y envuelto en llamas. Uno de ellos murió por los disparos de los rebeldes sirios que controlan esa región, estrechamente vinculados al régimen turco, mientras que el otro, Konstantin Murahtin, ha podido ser rescatado ileso por un comando de las fuerzas especiales rusas.

Más allá del incidente, que ya de por sí es de una considerable gravedad y que da buena cuenta de la enorme tensión existente en la zona, el problemas reside en que las versiones ofrecidas por ambas partes chocan frontalmente.



Por un lado, Ankara sostiene que dos aparatos rusos, el abatido y otro que no pudo ser interceptado, violaron su espacio aéreo por un tiempo estimado de 17 segundos en un área 3 kilómetros dentro de su territorio. Para ello, ha aportado los datos de sus radares fronterizos.

Según Turquía, que insiste en que estaba en su pleno derecho de defender su soberanía, ambos fueron avisados hasta en "diez ocasiones durante cinco minutos" de la ilegalidad de su posición antes de que dos cazas F-16 que se encontraban patrullando la zona abrieran fuego.

En cambio, Rusia niega la versión ofrecida por Turquía y sostiene que sus dos aparatos jamás violaron el espacio aéreo. Atendiendo a la versión del Kremlin, el caza abatido habría despegado de la base que tiene en las proximidades de la ciudad siria de Latakia, habría realizado un vuelo en forma de arco por el noroeste del país sobrevolando las localidades de Sirmaniyah, Furaykah y Jisr al-Shunghur y empezaría a regresar hacia la base cuando fue interceptado por los cazas turcos.

El Gobierno de Putin, que también ha hecho públicos los datos que corroborarían su versión de los hechos, ya ha tachado este incidente como "una traición" de un estado "cómplice del terrorismo", acusaciones muy gruesas para tratarse de un país con intereses compartidos y que cobran mayor fuerza toda vez que el Kremlin ha señalado que el aparato derribado participaba en un ataque contra posiciones de Estado Islámico.

Si se trasladan las coordenadas de vuelo ofrecidas por ambas partes, se observa cómo las versiones no coinciden. Murathin ha asegurado ante los medios de su país que en ningún momento cruzó la frontera con Turquía y que es imposible que esto se produjera, pues tanto él como su compañero muerto conocían la zona "como la palma de la mano". Además, niega de manera categórica que la Fuerza Aérea turca emitira ninguna advertencia previa al ataque.

Atendiendo a las llamadas de la OTAN y Naciones Unidas, ambas partes han rebajado sus discursos iniciales. Mientras Erdogan ha lamentado "profundamente" el incidente, el Kremlin ha descartado tomar represalias militares contra Turquía, al menos mientras no se repita un episodio similar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios