www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ARTURO MAS, ACOSADO POR LA CORRUPCIÓN

jueves 03 de diciembre de 2015, 11:31h
No se trata solo de la familia Pujol, que le amparó y estimuló al cien por cien. Se va descubriendo ahora un caso detrás de otro...

No se trata solo de la familia Pujol, que le amparó y estimuló al cien por cien. Se va descubriendo ahora un caso detrás de otro: personajes que colaboran estrechamente con Arturo Mas y que han sido denunciados o detenidos por corrupción.

Como botón de muestra está el escándalo del director de Infraestructuras del presidente en funciones de la Generalidad, Josep Antoni Rosell, al que se acusa de una desviación del 81% en el presupuesto para la construcción del canal Segarra-Garrigues. La obra se valoró en 1.069 millones de euros y rozará los 2.000 cuando concluya. La comisión del 3% se ha quedado en un juego de canicas ante la realidad.

Dani Cordero ha publicado en El País un informe en el que acumula cifras inequívocas. El señor Rossell llegó a convertirse en director general de la empresa que ganó el concurso de la obra. Incluso Regsega, empresa pública catalana, estimó que el sobrecoste del canal podría superar el 80% del precio según el presupuesto previsto.

A Arturo Mas le crecen los enanos. Esta claramente contaminado por las andanzas de la familia Pujol y ahora detienen a algunos de sus colaboradores. Son muchos los que creen que el órdago secesionista se debe en parte sustancial al intento de Arturo Mas de taponar una serie de corruptelas que podrían instalarle en la cárcel.

Por el momento, el presidente en funciones de la Generalidad no dice nada. Calla a la espera de ser investido con el apoyo del grupo antisistema. Estamos ante una situación difícilmente sostenible. El barco de la política catalana hace aguas a babor y a estribor y Arturo Mas se agita como un náufrago. Es un cadáver político de cuerpo presente.