www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SÁNCHEZ PRETENDE GOLPEAR A RAJOY EN SU FLANCO MÁS DÉBIL: LA CORRUPCIÓN

lunes 14 de diciembre de 2015, 11:52h
Mariano Rajoy, como escribí en su momento, hizo bien en no acudir al debate a cuatro. Hubiera sido derrotado por 3 a 1...

Mariano Rajoy, como escribí en su momento, hizo bien en no acudir al debate a cuatro. Hubiera sido derrotado por 3 a 1. Ha hecho mal, sin embargo, en no plantear tres debates con Sánchez, Rivera e Iglesias, uno a uno.

En todo caso, su encuentro con Pedro Sánchez señala el punto más alto de la campaña electoral porque, a pesar de algunas encuestas voluntaristas, el sondeo más serio, el del CIS, mantiene a PP y PSOE como los partidos más votados.

Algunos asesores de Pedro Sánchez aconsejan a su líder que golpee a Mariano Rajoy en el flanco que tiene más débil: la corrupción. Así lo viene haciendo, mitin tras mitin y entrevista tras entrevista. Es verdad que la corrupción ha dejado al descubierto la vulnerabilidad del presidente del Gobierno. El problema para Sánchez es que el PSOE se encuentra en idéntica situación. La corrupción de los eres y los cursos de formación es considerablemente más voluminosa que el caso Bárcenas, Gürtel y Púnica. Para mayor inri, el PSOE tiene imputados a los dos últimos presidentes de la Junta de Andalucía.

Históricamente, por otra parte, la corrupción ha zarandeado al partido socialista desde Filesa y las andanzas del hermanísimo. Aún más, a Felipe González, cuya honradez fue siempre intachable desde el punto de vista personal, le encarcelaron por corrupción al director general de la Guardia Civil, al gobernador del Banco de España, a la directora del Boletín Oficial del Estado y al síndico de la Bolsa.

La corrupción es un bumerán que se vuelve contra casi todos los partidos que han gobernado y mejor sería que el debate Rajoy-Sánchez se planteara sobre otras grandes cuestiones nacionales y, entre ellas, las medidas a tomar para solucionar, dentro de la Constitución, el órdago secesionista de Oriol Junqueras y su marioneta Arturo Mas.