www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COSAS VEREDES

El PSOE, en pie de guerra contra Sánchez

María Cano
x
mariacanoelimparciales/10/5/10/22
lunes 28 de diciembre de 2015, 23:16h
¿Qué tienen en común Pedro Sánchez y Winston Churchill? Al menos una cosa: Churchill sabía que sus oponentes estaban frente a él en el Parlamento (los miembros de la oposición), y sus enemigos, detrás (sus propios colegas de partido). Sánchez debe de sentir algo parecido.
Mientras una determinante mayoría de los barones socialistas, con su gran amiga Susana Díaz a la cabeza, terminan de preparar su sepultura política, el líder del PSOE, que no quiere que su aventura acabe de forma tan prematura, sabe que sólo le queda un camino para retrasar ese inevitable final: ser investido presidente del Gobierno. Y no por su propio partido ni por que sea lo mejor para el país, sino porque es el único callejón que aún conserva una salida, complicada, pero salida al fin y al cabo.
Pablo Iglesias lo sabe, por eso su órdago ha sido a la grande, a la chica y a los pares. Y Pedro Sánchez, en su agónica huida, es probable que hasta hubiera tragado con lo del referéndum en Cataluña pero sus compañeros de partido no le han dejado. Han parado la música, se han arrancado las sonrisas postizas propias de la contienda electoral y han enseñado unos colmillos que más que una amenaza suponen un macabro preámbulo de la merienda que no durará ni cinco minutos.
Le han obligado a comprometerse de forma pública a que no pactará con Podemos si ellos siguen adelante con su condición sobre Cataluña, pero eso es algo que casi con total seguridad Pablo Iglesias esperaba. Él ha quedado bien de cara a sus mayoritarios votantes en Cataluña proponiendo lo imposible y ahora también él puede ceder de cara a la galería. Acabarán entendiéndose y Podemos engullirá al PSOE de forma lenta y aparatosa. Las razones de Sänchez están claras y las de Iglesias, también: unas segundas elecciones reforzarían el voto del PP tras el fiasco de Ciudadanos y quién sabe si incluso rozarían la mayoría absoluta. El desconcierto y el miedo son poderosos motivos como apostar por malo conocido ante lo incierto.
Y mientras se escribe este sainete, los barones socialistas tratan de obligar a Sánchez a celebrar el comité federal en el que se decidirá si habrá cambio al frente del PSOE cuando toca, es decir, como muy tarde a principios de marzo y no en mayo, que es cuando él preferiría que se convocara por razones obvias. Y si quieren, pueden conseguirlo pero supondría una auténtica guerra civil. Los socialistas tienen que elegir entre las armas contra los propios compañeros de partido o la desaparición a manos de Podemos. ¿Qué elegirían ustedes?

María Cano

Subdirectora de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

1 comentarios